Nueva York, EU.- Warren Cowan, uno de los máximos expertos en relaciones públicas de Hollywood, murió el miércoles a los 87 años en Los Angeles debido a un cáncer, informó su firma Warren Cowan & Associates, según publica hoy el "New Yorker Times".
El empresario, nacido en Nueva York, fue contratado a lo largo de su carrera por casi todos los grandes del espectáculo de Estados Unidos, como Doris Day, Bette Midler, Frank Sinatra, Elizabeth Taylor, Audrey Hepburn, Jack Lemmon, Ronald Reagan y Arnold Schwarzenegger.

Con creatividad e ideas originales les ayudó a trabajar en su carrera y a salir bien en los medios. Muchos trucos de promoción que hoy son una obviedad fueron creados por él.

Por ejemplo, en los años 50 organizó a nombre de un director de cine un torneo de golf cuyos ingresos fueron destinados a actores jubilados, en lo que constituyó uno de los primeros eventos deportivos con un objetivo social. Durante años bombardeó además a los medios con listas de "top ten", como "los diez actores más interesantes", "los diez ojos más bellos", para mantener a sus clientes siempre en primer plano.

El éxito de Cowan se debió a que se dio cuenta de inmediato de que el suyo era un negocio muy especial. El publicista contaba divertido la anécdota de cuando intentó explicar a su padre de qué se trataba su trabajo. Entonces le dijo que tenía una lista de personas cuyos nombres tenía que hacer aparecer en los diarios. "¿Y por qué demonios querría alguien aparecer en el diario?", fue la respuesta de su padre.