LA JORNADA
Río de Janeiro, Brasil.- La escritora brasileña Zelia Gattai, fallecida en Salvador de Bahía a los 91 años de edad, fue mucho más que la sombra de su famoso marido, Jorge Amado, con quien estuvo casada más de medio siglo.
Rebasados los 60 años, decidió que no le alcanzaba con ser madre, abuela y fiel compañera del autor de Doña Flor y sus dos maridos: quería una carrera literaria propia, y la logró.

En 1979, a los 63 años de edad, presentó su primera obra, el libro de memorias Anarquistas, gracias a Dios, que acaparó los primeros lugares en la lista de bestsellers de su país.

En las casi tres décadas siguientes produjo una extensa obra: otros ocho libros de memorias, tres historias infantiles, una fotobiografía y una novela, algunos de los cuales han sido traducidos al español, alemán, francés, italiano y ruso.

Además conquistó varios premios, inclusive en Francia y Portugal, y fue elegida para una silla de la prestigiosa Academia Brasileña de Letras, a la que ingresó en 2001, meses después de la muerte de Amado.

Gattai nació el 2 de julio de 1916 en Sao Paulo, en una familia de inmigrantes italianos que integraban el movimiento anarquista. Conoció a Jorge Amado en 1945, cuando ambos participaban en una campaña por la amnistía a los presos políticos de la dictadura de Getulio Vargas (1937-1945).

Tras realizarse una operación en el intestino, a comienzos de abril pasado, la escritora ya no pudo abandonar el Hospital de Bahía, a raíz de problemas de insuficiencia renal y de una infección pulmonar resistente a antibióticos.