Juan Francisco Valdés
Personal de la Fiscalía de Homicidios ya cuenta con pistas concretas para ubicar a los probables responsables de dos homicidios que se registraron durante las primeras horas del domingo 9 de septiembre en la colonia Bellavista y en el Ejido de Santa Rosa.
La primera víctima, Pablo García Palomino, de 40 años de edad, quien fue arrojado de una camioneta en movimiento en la calle José de María y Morelos, frente al domicilio marcado con el número 1290.

Según investigaciones de la Policía Ministerial presumen que el vigilante de seguridad privada fue visto por sus familiares por última ocasión con un grupo de amigos que acudieron a su domicilio y en una camioneta Nissan de plataforma color roja.

Ya se cuenta con más características del vehículo que conducía el probable responsable, quien ya es rastreado al sur de la ciudad.

Otro crimen que se encuentra sin resolver es el del campesino Jesús Antonio de la Rosa Escobedo, registrado en el poblado La Rosa, situado a 80 kilómetros de esta ciudad.

Unicamente se tienen identificados a cuatro sospechosos con los nombres de Alfonso, Iván, Juan Carlos, alias "El Porris" y a Miguel, con los que tenía viejas rencillas y uno de ellos detonó un arma de fuego.

Una de las balas le perforó el vientre a Jesús Antonio de la Rosa, y perdió la vida al instante.