NOTIMEX
Tokio, Japón.- La Junta Militar de Myanmar admitió hoy que al menos 80 mil personas perecieron sólo en la sureña ciudad de Labutta, la más afectada por el ciclón Nargis, lo que confirmaría las versiones de que el número total de muertes supera los 100 mil.
Durante un recorrido por las aldeas más afectadas de la región meridional del río Irrawaddy, el responsable del gobierno militar en Labutta, Tin Win, destacó en declaraciones a la prensa oficial la gravedad de la situación en la zona que calificó como 'desastre'.

"El saldo estimado en Labutta es hasta ahora de unos 80 mil muertos", afirmó Win sobre la víctimas fatales, contradiciendo los reportes oficiales de la tragedia que situaban la cifra en 23 mil.

Pese a las afirmaciones de personal de la embajada estadunidense de que los muertos podrían llegar o superar los 100 mil, el régimen militar continúa fijando el saldo de víctimas en cifras mucho menores.

En su más reciente reporte oficial de los daños causados por Nargis, difundido la víspera, la Junta Militar afirmó que los muertos suman 22 mil 980, mientras que 42 mil 119 personas más continúan desaparecidas y mil 383 resultaron heridas.

El responsable del gobierno birmano en Labutta dijo que los daños dejados por Nargis aún no se pueden determinar porque el acceso a muchas comunidades es imposible, según informes de prensa conocidos en la capital japonesa.

'Docenas de las 63 aldeas que rodeaban la ciudad de Labutta prácticamente están limpias', subrayó Win al descartar la posibilidad de que haya sobrevivientes.

La televisión estatal MRTV ha difundido imágenes de algunas de las zonas golpeadas por el ciclón categoría 3, en las que se observan comunidades completas bajo el agua, cientos de casas destruidas, miles de árboles caídos y cuerpos en descomposición a la intemperie.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) advirtió de una grave crisis humanitaria para los sobrevivientes que conviven entre cientos de cadáveres, no tienes un lugar para refugiarse y carecen de agua y alimentos.

El responsable de la OCHA en Tailandia, Richard Horsey, dijo que al menos un millón de personas de comunidades a lo largo del delta de Iwarraddy necesitan ayuda humanitaria urgente, la cual comenzó a llegar este jueves, luego de que el gobierno autorizó el ingreso.

Con lluvias torrenciales y vientos de hasta 240 kilómetros por hora, Nargis azotó por más de 35 horas continuas, entre el viernes y sábado pasados, decenas de comunidades ubicadas a lo largo del delta del río Irrawaddy, que fue declarada zona de desastre.

Los daños causados por Nargis en Myanmar lo ubican como el segundo ciclón más devastador y mortífero luego del que azotó en 1991 Bangladesh y dejó más de 143 mil muertos y millones de familias damnificadas.