Excélsior
Lo que más abundó previo al juego eran las buenas vibras hacia la Selección del Vasco Aguirre y las playeras verdes con la leyenda "Fuck You Donovan" que mostraban la sinceridad del pueblo mexicano hacia el diez de los gringos.
México, D.F..- Desde muy temprana hora la afición mexicana confirmó que no era un miércoles cualquiera, se trataba del esperado duelo ante el odiado rival, así lo sintieron y mucho más lo transpiraron las más de cien mil camisetas verdes que abarrotaron las inmediaciones del estadio Azteca.

Aun con la sentencia por parte de las autoridades y del comité organizador de que ya no había boletos en taquilla, algunos aventurados se arriesgaron a asistir con la consigna de comprar, aunque fuera en la reventa.

Tal fue el caso de Miguel Ojeda, quien desde Los Angeles hizo el viaje sin tener su lugar asegurado para ver el duelo entre aztecas y yanquis. Pocos minutos después pudo conseguir en la reventa su entrada en la zona de especial bajo, pagando la cantidad de cinco mil pesos.

Algunos, con menor presupuesto, sólo pudieron conseguir localidades en general, que iban desde los 500 a los 700 pesos. Pasaban los minutos y las principales arterias que rodean al Azteca se llenaron de camiones repletos de aficionados. Alrededor de las 13:30 horas Calzada de Tlalpan era un río de automóviles y camiones de todos los rincones de la República Mexicana, que llegaron de Tamaulipas, Veracruz, Chihuahua, Guadalajara, Sinaloa y también de Chiapas, incluso algunos paisanos que radican en Estados Unidos llegaron, gente de Arizona, San Diego, Los Angeles y San Antonio se hicieron presentes.

Los dos mil 105 efectivos que desplegó la Secretaria de Seguridad Pública del Distrito Federal custodiaron el inmueble, pero la reventa, sin ningún problema, pudo hacer su aparición. La hora para el inicio del encuentro se acercaba y la desesperación por conseguir boletos y venderlos fue el factor que provocó que algunos sí pudieran ser captados por los cuerpos policíacos.

En general, la explanada del Coloso de Santa Ursula fue testigo de un ambiente de fiesta. A pesar de que unos cuantos estadunidenses hicieron su aparición con la playera de su equipo no hubo ningún enfrentamiento.

Lo que más abundó previo al juego eran las buenas vibras hacia la Selección del Vasco Aguirre y las playeras verdes con la leyenda "Fuck You Donovan" que mostraban la sinceridad del pueblo mexicano hacia el diez de los gringos.

La picardía de los chilangos también se hizo presente, ya que un grupo de 12 jóvenes esperó en la puerta ocho del Azteca a la delegación estadunidense con una letra en cada playera que mandó un mensaje que a muchos llamó la atención: "Putos gringos"

Ya en el interior del estadio la afición lucía contenta pero nerviosa y a la espera del encuentro eliminatorio. A lo largo del juego la gente coreó los pases del equipo mexicano y, en múltiples ocasiones, se apoyó con el famoso "Sí se puede". Al final, de manera dramática, se consiguió la victoria y la marea verde se fue cantando el Cielito lindo ya que en su casa y con su gente el Tri salió avante.