Notimex
El tackle defensivo de Cargadores de San Diego, Luis Castillo, dijo que nada le gustaría más que poder jugar en el estadio Azteca en la Ciudad de México en un juego de temporada regular, como ya sucedió en el 2005.
Durante una teleconferencia, el jugador del conjunto californiano señaló que el encuentro que sostendrán Cargadores el próximo 26 de octubre contra Santos de Nueva Orleáns, en Londres, Inglaterra, será una gran experiencia, ya que el partido será visto por millones de televidentes.

"Será algo muy bonito, pero a mi como hispano nada me gustaría más que jugar en México, como lo hicieron Cardenales y 49's de San Francisco, eso es algo que desearía poder hacer, y espero que pronto regrese la NFL a México".

El final de la campaña anterior fue sumamente dramática para Cargadores, que en el juego divisional derrotaron a Potros de indianápolis para acceder a la final de la Conferencia Americana, pero el costo de la victoria fue muy alto, ya que se lesionaron el quarterback Phillip Rivers y el corredor LaDainian Tomlinson.

Esta situación dio mucho de que hablar, ya que Rivers a pesar de sufrir la ruptura del ligamento anterior cruzado de la rodilla derecha, jugó ese partido, mientras que Tomlinson se ausentó en el encuentro más importante de la temporada.

"No se puede comparar absolutamente nada, las dos posiciones son totalmente diferentes, Phillip (Rivers) como pasador tiene que plantarse y lanzar el ovoide, mientras que LaDainian (Tomlinson) debe ser explosivo, atacar la línea de golpeo, y recibir cualquier cantidad de golpes".

A unas horas de que se festeje el Día de las Madres en nuestro país, Castillo recordó a su mamá, quien es el ejemplo más grande para el dominicano, quien se ha convertido en uno de los jugadores hispanos más representativos en la NFL.

"Le debo todo a mi madre, ella, sin conocer este deporte, fue quien me inscribió en el futbol americano para que lo practicara y fue quien me inculcó que todo lo que uno comienza lo debe terminar, es lo más importante en mi vida".

Los próximos días 17 y 18 de mayo, Castillo visitará la ciudad de Tijuana, acompañado de 10 de sus compañeros de equipo, para estar presentes en el Hospital Infantil de esa ciudad, además de impartir clínicas a niños de secundaria y preparatoria.

"Son momentos que uno verdaderamente disfruta, visitar a los niños en el hospital para darles ánimos es simplemente indescriptible, esta es la segunda ocasión que visito Tijuana y espero poder seguir haciendo esto en otros lugares".

Al jugador le interesa tener más acercamiento con los niños hispanos, y por ello es que se ha acercado al guardia de Osos de Chicago, Roberto Garza, de origen mexicano, para realizar juntos más visitas como la que hará en Tijuana.

Habló sobre la diferencia que existe entre su ahora head coach, Norv Turner, y su anterior entrenador en jefe Marty Schottenheimer, quien dejó el equipo después de haber logrado la mejor campaña de los californianos en su historia.

"Son muy diferentes, el coach Turner ha creado relaciones muy especiales con todos los jugadores, eso te da una gran confianza dentro y fuera del campo, mientras que Schottenheimer es un gran motivador".

Finalmente dijo que la meta del equipo para la temporada 2008 es llegar al Súper Tazón, basados en el gran grupo de veteranos que conforman el roster, pues son jugadores que saben ganar y que llevarán las riendas del conjunto conocido también como el "Alto Voltaje".