Basilea.- Setenta y dos horas después de su gran victoria sobre Roger Federer en la final del torneo de Madrid, otro suizo, Stanislas Wawrinka, se cobró revancha en nombre de su compatriota al derrotar al argentino David Nalbandian en su debut en Basilea.
Wawrinka, 35 del ranking, venció por 7-6 (7-5), 6-2 y certificó su credencial de "bestia negra" de Nalbandian, al que venció consecutivamente en los últimos cuatro enfrentamientos del total de seis partidos disputados entre sí.

El suizo liquidó la historia en poco menos de 90 minutos, gracias a un quiebre por set, en tanto el argentino rompió el saque de su adversario sólo una vez.

Nalbandian, ex número tres y actual 18 del mundo, llegó a Suiza entonado tras su espectacular torneo de Madrid, donde en días consecutivos triunfó sobre Federer, el español Rafael Nadal y el croata Novak Djokovic, es decir los tres mejores del ranking ATP.

"Fue un partido duro, no me adapté a tiempo. Yo estaba un poco cansado de Madrid", señaló el argentino, quien tenía buenos antecedentes en Basilea: fue campeón en 2002 y jugó además otras dos finales.

"Él sacó muy bien y me dificultó un poco atacar el punto sobre la devolución; jugó muy bien los puntos clave e hizo un tie-break impecable", explicó Nalbandian.

"Además, las pelotas pican aquí un poquito diferente, son más lentas. Pero ya estoy pensando en París la semana próxima, entrenaré para llegar bien preparado, porque es un Masters Series", agregó.

A diferencia de Nalbandian, sus compatriotas Guillermo Cañas y Juan Martín del Potro debutaron con éxito en Basilea.

Cañas, sexto favorito y aún en lucha por entrar al Masters de Shanghai, se impuso a su compatriota José Acasuso por 6-4 y 6-3, mientras que Del Potro, de 19 años, batió al estadounidense Michael Russell por 5-2 y abandono.

"Estoy muy contento por ganar en la primera vuelta, más contra un jugador como `Chucho' (Acasuso), y empezar bien el torneo, espero seguir así", dijo Cañas, quien coincidió con Nalbandian en que las condiciones en Basilea son muy diferentes a las del torneo de Madrid.

"Aquí la pelota es mucho más pesada, y la cancha más lenta", dijo el argentino, quien por un lugar en cuartos chocará con el finés Jarkko Nieminen.

Del Potro tendrá mañana en octavos de final la oportunidad de probarse por segunda vez en la temporada con el número uno del mundo, Roger Federer, ante el que ya cayó en Wimbledon.

Por su parte, el español Feliciano López luchó duramente, pero finalmente no pudo evitar la derrota ante el checo Tomas Berdych, quinto favorito y también con chances de ir a Shanghai, por 7-6 (7-4), 3-6 y 6-3.

También pasó a octavos el estadounidense James Blake, quien se impuso al español Oscar Hernández por 6-3 y 6-4.

"No pienso demasiado en la Carrera, lo único que puedo controlar es mi propio juego", dijo.