Las pruebas de que el dinero del sindicato se utilizó ilegalmente son una casa que el autoexiliado dirigente compró a su hijo Ernesto Gómez Casso en Lomas de Chapultepec, con un costo de un millón 300 mil dólares.<br>Foto: Archivo/Vanguardia
La Crónica
El dirigente minero Napoleón Gómez Urrutia podría ser expulsado del sindicato en los siguientes meses mediante una Convención General extraordinaria impulsada por el disidente Frente de Renovación Nacional del gremio, que ya agrupa a unos 13 mil trabajadores.
"Estos trabajadores ya comenzaron a abandonar a Napoleón. Le quedan sólo unos ocho mil trabajadores de los cerca de 33 mil que componen el sindicato", dijo Carlos Pavón Campos, dirigente de dicho frente.

Uno de los objetivos sería una auditoría en torno a los 55 millones de dólares  del Fideicomiso minero. Las pruebas de que el dinero del sindicato se utilizó ilegalmente son una casa que el autoexiliado dirigente compró a su hijo Ernesto Gómez Casso en Lomas de Chapultepec, con un costo de un millón 300 mil dólares. "La residencia quedó escriturada a nombre del hijo de Gómez Urrutia, y se pagó con dos cheques del sindicato", según documentos del Frente.

El Frentede Renovación Nacional está conformado, entre otras secciones del sindicato de mineros, por la 30 de Naica y 71 de Camargo, en Chihuahua; 62 de Fresnillo y 102 de Francisco I. Madero,  en Zacatecas; 219, de Zacazonapan, Estado de México; 94 de Caborca, Sonora;  147 de Monclova, y 239 de San Juan Sabinas, en Coahuila y 259 de Palau, Coahuila.

El último registro de trabajadores, realizado en  2007, informa que el sindicato minero estaba conformado por 33 mil agremiados, de los cuales 16 mil están integrados en la Alianza de Trabajadores Mineros y en el Frente de Renovación, mientras que cinco mil dejaron las filas de la organización para formar otro sindicato, y cuatro mil pertenecían a secciones que ya cerraron.

"Se está quedando solo", afirmó Pavón Campos, al asegurar que la destitución de Gómez Urrutia podría realizarse en los próximos tres meses.

Pavón Campos abunda en torno a los saqueos de las finanzas del sindicato:

1) Casa con valor de un millón 105 mil pesos, ubicada en la calle de Camelia, del Fraccionamiento de la Ex Hacienda de Guadalupe, y cuya escritura quedó a su nombre.

2) Casa en Calzada del Valle, Garza García en Nuevo león, con un valor de un millón 783 mil 25 pesos.

3) Casa en la calle Galeana, en la colonia Lomas del Valle, en San Pedro Garza García, en Nuevo León, a nombre de Alejandro Gómez Casso, con un valor de dos millones de pesos.