Foto: Vanguardia/Archivo
24 Horas
La PGR informa que Raúl Núñez fue detenido en Acapulco y en su declaración señaló al director policiaco Francisco Salgado, quien está prófugo
Por: Arturo Angel

El jefe de la Policía de Iguala, Francisco Salgado Valladares, buscado por las autoridades federales por su presunta participación en la desaparición de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, recibía del grupo criminal Guerreros Unidos un soborno mensual de 600 mil pesos, reveló ayer la Procuraduría General de la República (PGR).

Para ponerlo en proporción, dicho soborno equivale a cinco veces el salario mensual que recibe el presidente Enrique Peña Nieto, que es de 120 mil pesos aproximadamente.

La revelación del supuesto pago que recibía el Director de Seguridad Pública de Iguala la dio en su declaración ministerial Raúl Núñez Salgado, identificado como uno de los principales operadores financieros de Guerreros Unidos, y quien fue detenido el lunes por agentes federales cuando salía de un establecimiento en el puerto de Acapulco.

El jefe de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomas Zerón de Lucio, dijo en entrevista ayer al llegar a un edificio de la PGR, quela captura de Núñez se logró en el marco de las investigaciones relacionadas con el secuestro de los 43 estudiantes normalistas.

Él está vinculado con Guerreros Unidos, en sus declaraciones nos está refiriendo que hacía un pago de 600 mil pesos mensuales que entregaba a Francisco Salgado Valladares, director de Seguridad Pública de Iguala, dijo Zerón.

El funcionario no abundó en más detalles, pero en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) creen que parte del dinero que recibía Salgado Valladares era distribuido entre agentes de esa corporación policial municipal a cambio de no obstaculizar e incluso colaborar con las actividades criminales de Guerreros Unidos.

Cabe señalar que 22 policías municipales de Iguala se encuentran detenidos y consignados por su participación en el homicidio de tres estudiantes normalistas el pasado 26 de septiembre y también se indaga su colaboración en el secuestro de otros 43.

Zerón de Lucio señaló que el presunto operador financiero de Guerreros Unidos sería consignado en breve, pues ya contaba con una orden de aprehensión girada en su contra por un juez federal de Guerrero aunque no precisó el delito.

Reiteró que el Director de Seguridad Pública de Iguala, Francisco Salgado Valladares, es considerado actualmente prófugo, al igual que el alcalde de ese municipio José Luis Abarca.

Desconoce captura de El Molón

Por otra parte el jefe de la AIC desconoció oficialmente que el cuñado del alcalde de Iguala, identificado como Salomón Pineda Villa, alias El Molón, haya sido detenido o se encuentre a disposición de la PGR como se informó la semana pasada.

No tenemos referencia de esta persona, de los tres que fueron detenidos en Morelos no viene él, entonces yo creo que fue una equivocación de quien filtró el nombre, añadió.

Sobre la situación de los 14 policías de Cocula, detenidos y a disposición de la SEIDO por su participación en el secuestro de los estudiantes, Zerón dijo que hoy mismo podrían ser consignados ante un juez federal acusados de secuestro y delincuencia organizada.

En cuanto al alcalde de dicho municipio el funcionario federal indicó que ya estaba en libertad y recordó que por el momento solo se reunió su declaración en calidad de testigo.

Fosas bajo revisión

Respecto a las distintas fosas encontradas en las últimas 48 horas en Iguala, autoridades de la PGR indicaron que en todas ellas ya se encuentran trabajando peritos de la AIC y en breve se darán a conocer los resultados.

Zerón de Lucio dijo ayer que de momento prefería no dar a conocer mayores detalles pero consideró posible que este jueves se anuncien resultados.

Sobre las recompensas que se estarían anunciando hoy por la captura de autores intelectuales de las desapariciones de los normalistas, el funcionario federal prefirió no dar a conocer los términos de este ofrecimiento pues sostuvo que primero se informaría a las familias de las víctimas.