El malestar del Gobierno mexicano fue evidente, luego de que una revista estadounidense publicó que 'El Chapo' Guzmán es uno de los hombres más ricos del mundo
México, D.F. - La relación entre México y Estados Unidos se tensó esta semana después de que el Congreso estadounidense recortara fondos para la lucha en México contra el narcotráfico y un alto funcionario asegurara que había lugares del país que escapaban al control del gobierno.

El malestar del gobierno mexicano, que mostraron hoy y el miércoles tanto el presidente Felipe Calderón como los secretarios de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y la de Relaciones Exteriores, Patria Espinosa, creció después de que una revista estadounidense afirmara que uno de los hombres más ricos del mundo es un narcotraficante mexicano.

La revista "Forbes" en su tradicional lista de los hombres más ricos del mundo incluyó en el lugar 701 de su lista, con una fortuna de 1.000 millones de dólares, al narcotraficante prófugo desde 2001 Joaquín "Chapo" Guzmán.

Calderón, sin mencionar la revista, dijo hoy que lamentaba "profundamente que (en Estados Unidos) se haya escalado una campaña que parece que es una campaña contra México, que la opinión pública y ahora hasta las revistas no sólo se dedican a atacar, a mentir sobre la situación de México, sino a exaltar a los criminales".

También afirmó que "es falso y absurdo que se señale que México no tiene autoridades". "Yo reto a que digan en qué punto es esto, yo los llevo", en una clara alusión a lo dicho por el director de Inteligencia de Estados Unidos, Dennis Blair, ante un comité del Senado de su país.

Además, se preguntó que si la corrupción es la base del desarrollo del narcotráfico: "¿Cómo se explica que el mercado de Estados Unidos sea el mayor sin la corrupción de algunas autoridades?".

En la víspera, Calderón había exigido a los estadounidenses "un apoyo solidario y explícito que se refleje en recursos, cooperación e información que genere inteligencia", en claro reclamo por el recorte a la ayuda para el combate al narcotráfico en México.

También el miércoles, Espinosa afirmó ante la prensa que México rechaza "tajantemente" la afirmación basada en "aspectos parciales que descontextualizan situaciones" que se registran en el país.

Espinosa también sostuvo: "No veo una situación en la que el narcotráfico gobierne alguna parte del país (...) tenemos un Estado actuando".

Gómez Mont, responsable de la política interna del país, dijo en una declaración oficial de rechazo que "declaraciones como las que realizó el señor Blair son desafortunadas y no contribuyen a generar el clima de confianza indispensable para ganar esta lucha".

La violencia del narcotráfico, pese a una serie de operaciones realizadas por el gobierno en su contra y en las que intervinieron en forma conjunta las fuerzas armadas con la policía federal y las policías locales dejó como saldo 6.200 muertos en 2008 y en lo que va de 2009 supera los 1.000 asesinados.