Washington, EU.- La NASA rindió homenaje a "2001: A Space Odyssey", una película que en su estreno hace 40 años anunció muchos de los adelantos que ahora son una realidad en la exploración espacial.
Esa película, dirigida por Stanley Kubrick, "despertó la imaginación e hizo un anuncio realista de lo que sería nuestro futuro en el espacio", señaló la agencia espacial en su sitio de Internet.

Cuando la cinta se estrenó hace 40 años, vivir y trabajar en el espacio a tiempo completo era una cosa de ciencia ficción, dijo la NASA.

Actualmente, hay tres ocupantes en la Estación Espacial Internacional (EEI) los 365 días al año y controlan uno de los proyectos de ingeniería más complejos de la historia.

"La estación nos ayuda a ampliar los horizontes de la ciencia, la tecnología y la ingeniería del siglo XXI", agregó.

En La película, basada en el cuento "The Sentinel" del escritor inglés Arthur C. Clarke, el astronauta y científico David Bowman realiza una misión en busca de un extraño objeto geométrico hallado en la Luna.

La historia se escenifica en el año 2001 y en su búsqueda Bowman llega a una órbita en torno al planeta Júpiter.

En su nave llamada "Discovery", como uno de los veteranos transbordadores de la NASA, Bowman mantiene contacto con un compañero de tripulación y una supercomputadora llamada HAL 9.000.

Esta computadora sufre un desperfecto que causa la muerte del compañero de tripulación de Bowman, quien debe utilizar toda su astucia e inteligencia para vencer a la supercomputadora y recuperar el control de la nave.

"2001: A Space Odyssey" muestra una versión imaginada del futuro en el espacio, "gran parte del cual está ahora en el pasado", dice la NASA.

Para los científicos de la agencia espacial estadounidense una de las visiones más notables del filme es la enorme estación que gira en una órbita baja sobre la Tierra.

Esa estación espacial tenía la apariencia de una rueda doble unida por un eje central y contrasta con la de la EEI que más bien tiene la forma de una mariposa en la que las alas son los paneles solares que le suministran energía.

Pero, aunque la forma sea diferente, en ambos casos las estaciones están tripuladas y son internacionales, manifiesta la NASA.

Pero esa no fue la única visión futurista con la que los productores de la película tuvieron un acierto pleno.

Había también monitores de pantalla plana, algo que en aquella época eran una cosa de ciencia ficción de la que ni siquiera se hablaba en 1968.

También lo eran las cabinas transparentes de las naves y los recursos de diversión y entretenimiento para los larguísimos viajes del espacio.

"Hoy están los DVDs, los iPod y las computadoras portátiles, (incluso de bolsillo), con acceso al correo electrónico", manifiesta la NASA.

La agencia espacial apunta a una de las escenas más recordadas de la película en la que Bowman, el personaje central, hace ejercicio físico.

"A bordo de la Estación Espacial Internacional eso ya es rutina. En abril de 2007, a más de 350 kilómetros de la Tierra y mientras estaba en órbita, la astronauta Sunita Williams, corrió el maratón de Boston", recuerda.

La NASA admite que algunas cosas mencionadas en la película como la colonización de la Luna todavía no han ocurrido.

Pero también recuerda que ya tiene planes para regresar al satélite natural de la Tierra en 2020, de mantener un puesto permanente allí y después continuar los viajes tripulados a Marte y otros planetas.

Por otra parte, hay otras ideas como los hoteles en órbita y el turismo rutinario en el cosmos que aun cuando no se hayan concretado ya están en los planes de empresas privadas, indicó.

"En estos momentos en que terminamos la construcción de la EEI, estamos trabajando para regresar a la Luna y después continuar a Marte y más allá. Somos parte del maravilloso futuro que visionarios como Arthur C. Clarke y Stanley Kubrick imaginaron hace 40 años", indicó la NASA.