Juan Francisco Valdés
Saltillo, Coah.- El hombre que fue detenido durante una persecución policiaca en las calles Francisco Zarco y Urdiñola, en la zona centro, es un peligroso delincuente que lideraba una banda de asaltantes bancarios que operó en la vecina ciudad de Monterrey.
Se trata del ex policía Everardo López Valdez, alias "El Lalo", de 47 años de edad, propietario de un reconocido negocio de banquetes y reside en la calle Río Nazas 2137, en la colonia González, según revelaron fuentes extraoficiales de la PGJE.

En el año 2000 López Valdez participó en el asalto al Bar Chagoyo's junto con su cómplice Luis Angel Coronado Páez y en el lugar asesinaron a un comandante de la Policía Ministerial (Francisco Javier Hernández Montes).

López Valdez no disparó su arma, pero sí alcanzó a escapar del lugar con el botín en sus manos y el tiempo que estuvo prófugo continuó atracando joyerías, mueblerías, casas de empeño y hasta peatones que salían de sectores residenciales.

En el año 1994 fue capturado e ingresado al Penal del Topochico y al ser dejado en libertad fue llevado al Penal de San Luis Potosí, porque se le relacionaba con un asalto bancario.

Un año más tarde fue dejado en libertad y regresó a la capital regiomontana a formar otra banda de asaltantes, donde reclutó a Teodoro Treviño Rodríguez, alias "El Teo"; a David Rodríguez Balderrábanos, "El Gordo"; César Fernando Valero Dávila, "El Pini", y a Jorge Alberto Calderón Gutiérrez "La Coquena".

Todos ellos asaltaron la cadena de restaurantes Das Bierhaus, Hacienda San Angel, Los Carrizos y La Jaibita, ubicados en el centro de Monterrey y en el municipio de San Nicolas, Nuevo León.

Desde aquella fecha López Valdez huyó rumbo a los Estados Unidos y se descubrió que fue elemento de la Policía Judicial y que fue cesado porque descubrieron que se reportaba enfermo para no ir a trabajar cuando salía a cometer sus fechorías.

El martes 18 del presente, detectives de la Procuraduría de Nuevo León descubrieron que el inculpado llevaba años residiendo en Saltillo y por ese motivo arribaron a nuestro municipio a cumplimentar la orden de aprehensión por robo con violencia y delincuencia organizada.

Los detectives batallaron para privarlo de su libertad porque intentó huir a bordo de un vehículo Nissan Tsuru, modelo 2000, por la calle de Urdiñola, donde se colisionó con una camioneta y dos autos más estacionados.