La producción de la planta, que tendrá unos 93.000 metros cuadrados, se dedicará a atender la creciente demanda en el mercado estadounidense de sus productos líquidos Nesquik Listo para Beber y Coffee-Mate, ambos renovados para que incluyan menos cantidad de azúcar.
Nueva York, EU.- La compañía suiza Nestlé presentó hoy su mayor fábrica de bebidas instantáneas, ubicada en la localidad estadounidense de Anderson (Indiana), y que entre 2006 y 2011 habrá absorbido una inversión de 529 millones de dólares.

La producción de la planta, que tendrá unos 93.000 metros cuadrados, se dedicará a atender la creciente demanda en el mercado estadounidense de sus productos líquidos Nesquik Listo para Beber y Coffee-Mate, ambos renovados para que incluyan menos cantidad de azúcar.

"Queremos seguir siendo la primera compañía en nutrición, salud y bienestar del mundo y ser reconocida por ello. La fábrica de Anderson supone una plataforma para impulsar esta estrategia en Estados Unidos", explicó hoy el consejero delegado de Nestlé, Paul Bulcke, en una teleconferencia.

El consejero delegado de la compañía en Estados Unidos, Brad Alford, detalló que entre 2006 y 2011 Nestlé habrá invertido en la fábrica 529 millones de dólares y creará más de 500 puestos de trabajo en "este complicado contexto económico".

Bulcke coincidió con él en destacar que, "en estos difíciles momentos en el ámbito económico Nestlé sigue creciendo e invirtiendo con una proyección a largo plazo".

Entre agosto de 2006 y junio de 2008, la firma suiza invirtió 359 millones de dólares en la fabricación de esta planta y centro de distribución, lo que entonces supuso la mayor inversión de capital acometida por Nestlé en su historia.

En agosto de 2009 anunció una inversión adicional en esa misma planta de 170 millones de dólares para ampliar las instalaciones, un proyecto que se prolongará hasta 2011 y por el que el centro pasará de contar con 880.000 pies cuadrados (81.700 metros cuadrados) a un millón de pies cuadrados (93.000 metros cuadrados).

Nestlé emplea a cerca de 35.000 personas en Estados Unidos y cuenta con 81 centros de manufactura.

En 2008 acumuló unas ventas en el país de 28.000 millones de dólares, lo que supone casi un 30 por ciento de la facturación total del grupo.