Universal
Phoenix.- Después de librar una de las batallas más memorables en la historia de la NFL, Eli Manning asistió a la conferencia de prensa del Jugador Más Valioso del Super Bowl XLII. Su rostro de niño contrasta con la tremenda labor que tuvo la noche del domingo con una ofensiva que inició con menos de tres minutos en el reloj y que terminó con un pase de touchdown a Plaxico Burress.
El comisionado Roger Goodell se paró en el estrado para presentarlo solemnemente.

"Hemos sido testigos de una de las actuaciones más impresionantes en la historia de la liga. Estamos aquí para rendirle un reconocimiento al encargado de habernos emocionado tanto: Eli Manning".

Una actuación impresionante que, más allá de la NFL, se encumbra como un hito en el deporte.

Esa serie final ya es comparada con aquella que realizó Joe Montana en el Super Bowl XXIII contra Bengalíes de Cincinnati, para venir de atrás y ganar ese duelo en los segundos finales con un pase de touchdown a John Taylor.

Otra escena similar destaca en los videos históricos del futbol americano colegial. En 1984, en un partido en televisión nacional, Doug Flutie, entonces pasador del Colegio de Boston, tiró desde medio campo un pase flotado con seis segundos en el reloj, que fue completado milagrosamente por Gerard Phelan, para darle el triunfo a las Aguilas sobre los Huracanes de Miami, al son de 47-45; esta hazaña fue bautizada como el Milagro de Flutie y éste ganó el Heisman.

Sí, en el deporte de conjunto, a veces una actuación individual ha representado la diferencia entre el campeonato y la amarga derrota.

En el beisbol, a Jack El Gato Morris se le recuerda por aquel séptimo juego de la Serie Mundial de 1991, en el que lanzó 10 entradas sin permitir carrera para que los Mellizos de Minnesota derrotaran 1-0 a los Bravos de Atlanta.

Con un hit productor en la décima de Gene Larkin, los Mellizos volvieron loco al Metrodomo y Jack Morris fue nombrado el Jugador Más Valioso.

En la Copa del Mundo de Futbol de Francia 1998, Zinedine Zidane acabó con dos cabezazos al super favorito Brasil en la final y llevó a los suyos al campeonato.

A veces, todo se remite a definir el momento, para que éste no te defina a ti. Eso fue lo que hizo Manning la noche del domingo, no obstante, ayer en conferencia fue humilde: "Todos y cada uno de mis compañeros hicieron una gran labor, a ellos dedico esto".