Alberto Silva / Vanguardia
Nueva York.- Se han desarrollado tantas ideas después de que los Patriotas derrotaron a las Aguilas 31-28. Es bueno para la NFL, para comenzar. Hace una semana, toda persona sensata pensaba que los Patriotas eran intocables. Ahora ya no lo son.
El domingo se vivió un juego tremendo, un ejemplo terrible de lo que "David" le puede hacer a "Goliat" si sabe sacar provecho de sus ventajas. Bill Belichick no podía haberle anticipado a su equipo la revuelta que se desataría en el terreno. Los Patriotas no jugaron mal. Las Aguilas dieron un partido fabuloso, con una mala decisión al final, que condujo a su derrota.

Nueva Inglaterra no entregó el balón ni siquiera una sola vez y obtuvo 410 yardas totales, y cambió el rumbo del juego con 3 intercepciones efectuadas por su muy golpeada defensiva secundaria.

Pero, a pesar del grave error que A.J. Feeley (el quarterback de Filadelfia) tuvo al final, no se le debe crucificar, es casi milagroso meter en apuros al "equipo de la década" fuera de casa (y en su primera oportunidad de ser titular en 35 meses), tenían que sucederle cosas malas y le van a suceder.

En mi forma de entender el juego, Nueva Inglaterra sobrevivió gracias a Wes Welker. Un receptor rápido que sigue las trayectorias de manera precisa y en cuanto tiene el ovoide es capaz de abrirse paso a campo abierto, aun desde el centro. Justo lo que le hizo falta a Brady al final del año pasado.

El hecho de que Brady también recibiera en su alineación a Randy Moss fue un bono inesperado, cuando los Raiders y los Empacadores de Green Bay no llegaban a un acuerdo y Al Davis fue forzado a enviar a Moss a Nueva Inglaterra.

Moss ha sido espectacular. Welker ha sido constante y valioso en cada minuto, muy a menudo actuando como un tipo de pases cortos y veloces, de poca ganancia pero consistente, aumentando el porcentaje de pases completos de Brady con el juego por tierra funcionando intermitentemente, durante toda la temporada.

La conexión entre Brady y Welker duró 7 pases, de los cuales el receptor atrapó 5, 3 de ellos para generar primero y diez.

Welker tiene 81 atrapadas, segundo lugar en la Liga, sólo detrás de T.J.Houshmandzadeh, quien tiene 83.

El ritmo de Welker quizá lo lleve a tener una temporada de 118 recepciones, él es el tipo que mueve la cadena; 59% de sus atrapadas han producido primeros y dieces. Más y más me sorprende qué tan subestimado se mantuvo desde la pretemporada, y ahora que las Aguilas demostraron que el objetivo principal de los rivales de los Patriotas no será ganarles, sino obstruir los puntos clave de su ofensiva, Welker podría tener aún más peso en los avances.

Esto es quizá la enseñanza más grande de la jornada pasada. Las defensivas de Baltimore, Pittsburgh, Miami y los dos equipos de Nueva York, harán doble marca a Moss, penetrarán con dos o tres linieros buscando la cabeza de Brady y obstaculizarán con rabia las zonas por las que Patriotas ataca normalmente. No tanto para ganarles, sino para impedir que consigan los récords que buscan. Aunque quizá con ello también tengan una oportunidad de romper una racha de invicto. (Con información de USA Today; traducida por Félix Rocha)