Notimex
Prendas como bikinis, coordinados casuales, vestidos de coctel y otros trajes formaron parte de la nueva colección primavera-verano 2008 de la diseñadora Nicky Hilton, en el marco de la presente edición de Sedal Fashion Week México.
La creadora estadounidense presentó su colección Nicholai y su línea casual Chick by Nicky Hilton en medio de una concurrida pasarela, donde una vez más mostró su talento para jugar con los colores y los cortes.

A diferencia de su hermana París Hilton, Nicky demostró ante un numeroso público que su propuesta es vanguardista y que lo mismo puede ser utilizada para elegantes cocteles, que para la ciudad o la playa.

En la pasarela, las modelos lucieron llamativos bikinis, coordinados casuales, trajes y vestidos de coctel en tonos verde, azul metálico, coral, fucsia y los infaltables blanco y negro, colores que no pasan de moda.

Asimismo, se pudo apreciar en esta colección los vestidos con amplios escotes en v, así como los hombros descubiertos y con caídas asimétricas, adornados con incrustaciones metálicas y de pedrería, entre otros.

Los estampados también estuvieron presentes en algunos diseños de la joven diseñadora de 24 años de edad, quien ha forjado un nombre en la industria de la moda gracias a su sensibilidad y buen gusto para jugar con las formas y las telas.

Sus creaciones en esta pasarela se distinguieron porque las telas utilizadas son ricas en movimiento, además de que los estilos son muy femeninos.

La pasarela de Nicky Hilton fue de las más concurridas en esta velada de moda, en la que la diseñadora salió ante los espectadores sólo para agradecer los aplausos.

Nicky Hilton

salvada por la moda

Si alguna vez compartió las "locuras" de su hermana Paris, hoy se forja un prestigio a través del diseño. Esta noche presenta su colección en el Distrito Federal

Ser Nicky Hilton tiene un precio. La imponente sombra de su hermana mayor la ha dejado fuera de los reflectores con demasiada frecuencia. Pero entre las dos han oscurecido por completo la presencia de sus dos hermanos, Barron y Conrad, quienes a pesar de llevar los nombres de los fundadores de la dinastía hotelera Hilton, uno los imagina como un par de empresarios exitosos y aburridísimos, de los cuales la prensa no quiere saber nada.

En cambio, las chicas Hilton son una fiesta para la prensa rosa. Y si en algún momento Paris y Nicky compitieron, bien sabemos ahora quién ganó el concurso de popularidad.

Tal vez sea por eso que Nicky decidió dedicarse a crear su propia leyenda. Primero, renunció a los romances infructuosos y decidió casarse (en 2004) antes que la mayor del clan. Lamentablemente, eligió mal (un oscuro presentador de televisión: Todd Andrew Meister) y en menos de seis meses, el matrimonio había sido disuelto. ¿El pretexto? Que Meister había sido casado anteriormente, dato que omitió contarle a Nicky.

Ese mismo año, la joven se bajó de las pasarelas, en las que había modelado desde ropa de la línea neoyorkina Heatherette hasta lencería de Fredericks. Lo hizo para ponerse detrás de bambalinas y lanzar su primera firma de ropa, Chick. La llamó así porque ese era el sobrenombre con que la llamaba cariñosamente su familia cuando era niña. Según eso, debido a su cabello rubio y ojos azules, parecía un pollito, "como Piolín el canarito", recuerda Nicky.