Rechaza Eric Breteau, presidente de la asociación, haber intentado sacar de Chad a 103 menores de manera irregular; asegura que se trata de una trampa político-mediática.
París, Francia.- El presidente de la asociación del Arca de Zoé, Eric Breteau, encarcelado en Chad por intentar sacar del país a 103 niños, niega haber intentado esa operación de forma clandestina y carga contra lo que denomina "rumores" y "calumnias sin ninguna prueba" sobre la irregularidad de su acción.

En una carta manuscrita difundida hoy en el sitio internet de la emisora "France Info", Breteau denuncia una "mascarada político-mediática" contra el Arca de Zoé, y subraya que "el conjunto de las autoridades francesas" estaban informadas de sus planes y de sus actividades.

En ese sentido, detalla que había dado cuenta de sus actos y de sus proyectos a los ministerios franceses de Interior, Justicia, Asuntos Exteriores, a parlamentarios, y que también estaban al corriente varios consejos generales (diputaciones provinciales).

Breteau, que se enfrenta a cargos que podrían suponer una condena de entre cinco y veinte años de trabajos forzados, subraya que es inocente, al igual que los otros cinco miembros del Arca de Zoé que como él están encarcelados en Yamena, inculpados por secuestro de niños y estafa.

El presidente de la asociación humanitaria repasa las principales acusaciones que pesan sobre ellos y, en especial, las referidas al estatuto de los 103 niños que pretendían sacar del país africano bajo el argumento de que eran huérfanos de guerra del conflicto de la región sudanesa de Darfur.

"Ninguna prueba formal contradice ahora a los jefes de los poblados", que "certificaron oralmente y por escrito" que esos 103 niños eran "huérfanos de padre y de madre y originarios de Darfur" , escribe antes de añadir que si no es así -como sostienen las autoridades de Chad- es porque esos jefes de poblado fueron engañados, se equivocaron o mintieron.

Insiste en que la operación se hizo ajustándose al derecho internacional y que en ningún caso se puede calificar de "clandestina" o "secreta".