Cannes, Francia.- Portavoces de la policía francesa de fronteras (PAF) rechazaron las acusaciones del joven actor mexicano Rubén Sosa, quien afirmó haber sido retenido y maltratado en el Aeropuerto Internacional de Niza (sur) por agentes de aduanas.
Fuentes del servicio de policía declararon a la prensa no tener constancia de ninguna detención en el Aeropuerto Internacional de Niza el lunes pasado, día de la llegada de Sosa a dicha terminal, la más cercana a Cannes.

El joven, intérprete del papel de un inmigrante en la película Los bastardos que se encuentra en competencia en Cannes, afirmó sin embargo haber sido retenido durante una hora y media por la policía de aduanas.

Según Sosa, tres agentes lo obligaron a desnudarse ante el resto de pasajeros para ver si portaba algo ilegal, revisaron su maleta e incluso la desmontaron.

El joven actor no profesional, residente en el barrio de Tepito (ciudad de México) y que no habla inglés ni francés, aseveró además que los agentes se burlaron de él cuando les dijo que venía a participar en el festival de Cannes.

Los agentes, siempre según su versión, tampoco habrían accedido a telefonear a ningún representante de la producción de la película que se encontraba en Cannes para aclarar la identidad y los fines de Rubén Sosa.

Según el director del film, Amat Escalante, la policía habría seguido al actor hasta Cannes, adonde fue trasladado desde el aeropuerto por un chofer en un Mercedes.

Pero fuentes de la prefectura del departamento administrativo de Alpes Marítimos afirmaron que el actor no pudo ser seguido por la policía hasta Cannes "por falta de medios".

El actor tiene los documentos en regla y visado y llegó a Cannes procedente de París, en donde realizó escala entre México y Niza, y no tuvo ningún problema para ingresar en Francia.

Contactado por Notimex, Amat Escalante dijo que el actor se encuentra bien pero quiere regresar a México tras lo sucedido y añadió que de momento la producción de la película no se plantea denunciar a los agentes.