NOTIMEX
Bogotá, Colombia.- La jefa guerrillera colombiana Nelly Avila, aias Karina, quien se rindió la víspera tras integrar durante dos décadas las FARC, negó hoy su responsabilidad en el secuestro y asesinato de Alberto Uribe, padre del presidente Alvaro Uribe Vélez.
Avila, la comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de más alto rango que se entrega al Ejército, dijo en rueda de prensa que nunca supo 'nada del secuestro' del padre del mandatario colombiano, perpetrado en 1983.

'No tengo mis manos manchadas con ese hecho', aseveró la jefa insurgente, al hacer referencia al secuestro y posterior asesinato del padre del presidente Uribe Vélez, en una finca del departamento de Antioquia.

Avila es responsabilizada por los organismos de seguridad de decenas de atentados, asesinatos selectivos, masacres y secuestros.

La presunta jefa del frente 47 de las FARC es acusada de perpetrar unas cuatro masacres en la noroccidental región de Urabá entre 1994 y 1996, así como una decena de secuestros y ataques a la fuerza pública.

'Karina' se entregó a Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) en el municipio de Argelia, en el departamento de Antioquia, tras sostener contactos con ese organismo de inteligencia.

Desde la IV brigada del Ejército, en la noroccidental ciudad de Medellín, Avila aseguró que no está vinculada a 'todos los hechos' que le atribuyen las autoridades colombianas.

'Yo no soy la persona sanguinaria como me quieren mostrar, que lo digan mis compañeros que se han desmovilizado y los otros que se van a entregar', subrayó la ex guerrillera.

Explicó que junto a sus compañeros hace varias semanas estaban pensando en entregarse por la fuerte presión del Ejército en la zona donde operaban, pero sólo 'la decisión la tome ayer (domingo) a las cinco de la mañana'.

'Karina' reveló además que sólo tenía bajo su mando a menos de 50 hombres de las FARC, a los cuales pidió 'que se incorporen al plan de reinserción del gobierno y que no se hagan matar'.