Claudia Olinda Morán / Vanguardia
Saltillo, Coah.- Con alrededor de un centenar de trasplantes realizados en el año y la mitad de la población diciendo no a ser donador, la escasa cultura de la donación da pocas esperanzas a las más de 10 mil personas que a nivel nacional, están en la lista de espera.
Según datos de la Secretaría de Salud, que encabeza el Consejo Estatal de Trasplantes, en lo que va del año se han realizado poco más de un centenar de trasplantes, la mayoría provenientes de un donador vivo.

Casi todos los trasplantes en Coahuila son realizados en Torreón, en donde la doctora Lady Peniche Polanco, titular de la Unidad de Transplantes de la Clínica 71 del Seguro Social refiere que en lo que va del año se han realizado 92 trasplantes de riñón y casi una veintena de córneas.

En Saltillo, explica el subsecretario de Servicios de Salud, Francisco Elizalde, se han realizado sólo dos trasplantes de córneas en la Clínica Oftalmológica República de Cuba, que inició estos procedimientos a mediados de octubre.

En la práctica privada, asegura el médico, se reportan alrededor de 15 transplantes entre Saltillo y Torreón, además de que regionalmente, Saltillo y su área conurbada están ligados a Monterrey en esta materia.

"Nosotros hemos hecho dos trasplantes de córnea en lo que va del año, a partir del 15 de octubre se abrió el Centro Oftalmológico el Area del Trasplante de Córneas". detalló.

El banco de córneas que funciona en Saltillo, explica el médico, no es propiamente un lugar donde se tengan almacenadas cierto número de córneas, ya que éstas se tienen que utilizar en las primeras 24 ó 48 horas de que son extraídas, por lo que se actúa más como un vínculo entre los donantes y los receptores.

Se calcula que de las casi 8 mil personas que fallecen al año, sólo el uno por ciento pasa por una muerte cerebral y casi la mitad de los familiares no autorizan la donación.

Una cuarta parte de los que la aceptan no pueden hacerlo por tener una enfermedad infectocontagiosa o por la mala condición de sus órganos cuando se padece una enfermedad como la diabetes, el alcoholismo o del corazón.

Otros no aguantan el proceso quirúrgico, una parte es incompatible por el tipo sanguíneo, por lo que al final, es mínimo el porcentaje de quienes pueden ser donantes.

Actualmente en Coahuila, además de inscribir en la licencia de manejar que se quiere se donante en caso de un accidente que cause la muerte cerebral, (documento que no tiene validez legal para estos efectos), se maneja un programa de donación de órganos con una certificación ante notario público.

Este documento permite que tras la muerte cerebral de una persona, la familia no pueda negarse a la donación expresada en vida.

"Mediante un notario público certifico que quiero ser donador. Le dan una credencial respaldada con un acta notarial en donde especifica que quiere ser donador de órganos, porque la licencia de manejo dice que quieres serlo, pero cuando se trata de decidir son los familiares quienes lo hacen", explica el doctor Elizalde.

"Jurídicamente no es válido, es una actitud que se está tomando, empezaron en abril y ya tienen alrededor de mil 500 personas, quienes por voluntad expresa deciden ser donadores. Nocuesta nada el trámite, designas qué órganos y, partiendo de ahí, ya no se necesita del consentimiento de la familia. La campaña ha sido aceptada en su mayoría por jóvenes", indicó.



CON LICENCIA
> En lo que va del año, del 1 de enero al 31 de octubre de 2007, 186 mil 364 personas han solicitado su licencia de manejar en Coahuila.

* Y aun cuando jurídicamente no tiene validez para aceptar la donación, 103 mil 035 personas en Coahuila han dicho NO a la donación.

* Sólo 83 mil 329 la han aceptado.

* Esto es por cada persona que acepta la donación, hay 1.2 que no lo hacen.

* Los municipios donde más aceptan la donación altruista son Francisco I. Madero y San Pedro, donde por cada persona que no acepta ser donante hay más de dos que sí.

* Le siguen Parras de la Fuente, Nueva Rosita, Torreón y Allende.

* El municipio menos altruista es Cuatrociénegas, seguido de Monclova y Sabinas.