Notimex
Madrid.- Los militares rebeldes que asesinaron al presidente de Guinea Bissau, Joao Bernardo Vieira, negaron hoy de manera tajante su intención de un golpe de Estado en el país y se comprometieron a respetar el orden constitucional.
En una declaración difundida por la radio estatal RTP, los militares confirmaron la muerte del jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Tagme Na Waié y el posterior ataque contra la residencia del mandatario, en el que perdió la vida.

'No hay un golpe de Estado en curso, los militares respetarán el orden político y constitucional de las instituciones de la República de Guinea Bissau y al futuro gobierno', destacó la declaración.

Conforme a la Constitución de Guinea Bissau, corresponde al Parlamento la designación del nuevo presidente, que en caso de muerte queda de manera automática en manos del líder del legislativo, destacó el reporte de RTP.

En la declaración, los militares, que atribuyeron el asesinato del mandatario de Guinea Bissau a un grupo de soldados no identificados, se pronunciaron a favor de la calma y la estabilidad del pequeño país, ubicado en el oeste de Africa.

En el comunicado, los rebeldes también dieron una explicación del atentado contra el jefe de las fuerzas armadas y el asesinato del mandatario, reelecto en 2005, nueve años después del fin de una guerra civil de 11 meses que lo había expulsado del poder.

'El día 1 de marzo cerca de las 19:41 horas (locales y GMT), una bomba colocada por individuos no identificados explotó en el edificio principal del Estado Mayor victimando mortalmente al general Tagme Na Waié', destacó.

No obstante a las medidas tomadas para evitar posibles desordenes, 'un grupo de ciudadanos por identificar asaltó la residencia del presidente de la República, baleándolo de muerte', agregó la declaración, difundida tras la confirmación del magnicidio.

Al final, los militares pidieron a la población de Guinea Bissau, estimada en unos 355 mil habitantes, a mantener la calma.

'La instituçión militar informa que la situación está bajo control' y apela a la población a mantenerse en calma, serena y ha no abandonar sus residencias', concluyó el texto.

La declaración fue difundida poco después de que el Consejero de Seguridad Nacional confirmó la muerte del mandatario en el ataque armado contra su residencia, en el que el jefe de prensa de la presidencia, Barnabe Gomes, habría resultado herido.