El Universal
El supuesto gran festejo de los 50 años de la telenovela en México que organizó Televisa, está pasando más inadvertido que nada.
Para empezar "Amor sin Maquillaje", que por cierto llega a su fin este viernes, no fue la novela indicada para que Lucía Méndez regresara a la televisora.

Los niveles de audiencia no fueron los que se esperaban y eso le restó impactó a su reaparición.

Sin duda, fue una novela muy corta, pero la historia nunca atrapó a las amas de casa que esperaban suspirar, reír o llorar con las anécdotas de tres maquillistas que han convivido durante años con las grandes estrellas de la tele.

A la Méndez le falta una novela de peso, en donde explote toda su experiencia.