El Universal
El presidente Felipe Calderón firmó el decreto con el cual se modifica la Constitución para que los servidores públicos de todos los niveles y de los tres Poderes no ganen más que el titular del Poder Ejecutivo federal, quien devenga un sueldo de 146 mil 830.21 pesos mensuales
El presidente Felipe Calderón firmó el decreto con el cual se modifica la Constitución para que los servidores públicos de todos los niveles y de los tres Poderes no ganen más que el titular del Poder Ejecutivo federal, quien devenga un sueldo de 146 mil 830.21 pesos mensuales.

Sin embargo, a pesar de que el decreto entra en vigor a partir de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, el tope máximo se hará efectivo a partir de la conformación y aprobación del Presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal de 2010.

Así, después de casi dos años y siete meses de trámites, se concluyó el proceso de reforma presentado por el primer mandatario en enero de 2007 y que fue aprobado por el Congreso de la Unión y por la mitad más uno de los congresos locales como requisito por ser una reforma constitucional.

El Presidente firmó el decreto en el salón Manuel Avila Camacho de Los Pinos, donde fue acompañado por los secretarios de Hacienda, Agustín Carstens; de Gobernación (Segob), Fernando Gómez Mont, y de la Función Pública (SFP), Salvador Vega.

En la presentación de la iniciativa el pasado 23 de enero de 2007 lo acompañaron los titulares de esas mismas carteras, que estaban a cargo de Francisco Ramírez Acuña, en la Segob, y Germán Martínez, en la SFP.

Tal como lo hiciera en la presentación hace más de dos años, Calderón utilizó la misma frase en la ceremonia de ayer:

"Antes de pedir sacrificios a las familias mexicanas para resolver los problemas y superar los retos que enfrentamos como nación, era necesario que el gobierno demostrara con acciones concretas su compromiso con el uso eficiente y transparente de los recursos que son de todos los ciudadanos".

Todos los funcionarios, obligados

Con la firma de este decreto, a partir de 2010 los tres Poderes de la Unión y los tres niveles de gobierno (federal, estatal y municipal) están obligados a ajustar sus salarios en sus respectivos presupuestos y nadie podrá ganar más que Calderón; por ello, en las modificaciones se deja abierta la posibilidad y se insta a congresos de estados a emprender las reformas, con el fin de que establezcan sanciones para quienes no cumplan con el decreto.

Felipe Calderón Hinojosa hizo "un respetuoso llamado a los gobiernos locales para acelerar el paso en la adecuación de sus legislaciones a estas nuevas reformas y fortalecer sus sistemas de transparencia y rendición de cuentas, a reportar el monto total de las remuneraciones que perciben en el desempeño de sus cargos y adecuarlas a la tabulación ordenada que a partir de hoy establece la Constitución General de la República".

Además, conminó a los Poderes de la Unión, a los tres órdenes de gobierno y a los órganos autónomos a que en sus proyectos de presupuesto presenten los tabuladores desglosados de las remuneraciones de sus servidores públicos.

"Debemos evitar situaciones de franco abuso en los ingresos de los servidores públicos, que han llegado a presentarse. Asimismo, ponemos un alto a la discrecionalidad en la fijación de los salarios y rendimos cuentas claras a la ciudadanía, que es obligación de todo gobierno democrático", dijo.

Felipe Calderón sostuvo que todas las remuneraciones serán públicas y abiertas al escrutinio ciudadano, "y deberán especificar todos los elementos que las componen. Los ciudadanos tienen derecho de saber el destino del dinero público.

"Con esta reforma logramos armonizar en todo el país la regulación de los salarios de los servidores, a fin de que no existan las disparidades que se han llegado a presentar entre las diversas regiones e, incluso, entre las autoridades estatales, municipales y la federal", indicó el Presidente.