Notimex
El problema es grave, el crecimiento de la población se mantiene fundamentalmente gracias a la inmigración. Las españolas son las europeas que más tardan en tener su primer hijo: en promedio a los 30.8 años
Ningún país de la Unión Europea (UE) presenta actualmente una tasa de natalidad suficiente para garantizar el relevo generacional, indicó un informe presentado hoy en el Parlamento Europeo (PE).


El estudio Evolución de la Familia en Europa, elaborado por el Instituto de Política Familiar (IPF) evalúa la realidad de las familias europeas en los últimos 12 meses.


El documento indica que la tasa de natalidad media en la UE es de 1.56 hijos por mujer, debajo del 2.1 considerado el nivel ideal y del 2.09 registrado en Estados Unidos.


Lola Velarde, presidenta de la Red Europea del IPF, señala que los países europeos enfrentan un "estancamiento" del número de nacimientos en los últimos 12 años y el crecimiento de la población se mantiene fundamentalmente gracias a la inmigración.


En la actualidad nacen casi un millón de niños menos en la UE que en 1980. El hecho de que cada vez las mujeres europeas tienen hijos primerizos más tarde (30 años de media) es apuntado como la principal causa de ese fenómeno.


Según el informe, las españolas son las europeas que más tardan en tener su primer hijo -en media a los 30.8 años-, seguidas de las italianas y holandesas, que también lo hacen después de los 30. Hasta 2006 la edad media en que una europea daba a luz por primera vez era 29.7 años.


El IPF también culpa de esa decisión la reducción del número de matrimonios, que va lado a lado con el aumento del número de divorcios: un matrimonio es roto cada segundo en la UE, un 55 por ciento de incremento entre 1996 y 2006.


España lidera también ese fenómeno, con un aumento de 290 por ciento en el mismo periodo.


Otro motivo es el aumento en el número de abortos, que en 2006 totalizaron un millón 168 en el conjunto de la UE, "lo que equivale a la población entera de Luxemburgo y Malta juntas", resaltó Velarde.


El estudio revela que cada 27 segundos se realiza un aborto en Europa, donde uno de cada cinco embarazos termina de esa forma.


Velarde afirma que entre 2000 y 2007 el 84 por ciento del crecimiento de la población europea se debe a la inmigración "y no al crecimiento natural".


Actualmente, un 5.5 por ciento de los habitantes de la UE son inmigrantes, unos 27.2 millones de personas, de las cuales un 42 por ciento se concentra en España y Alemania.