Foto: Archivo
En las calles de Bagdad, numerosos niños acompañados de sus padres han hecho fila delante de las tiendas para comprar la figurita de un soldado, un arma de plástico o un avión militar con mando a distancia.
Bagdad, Irak.- Una pistola, un rifle, un tanque o un soldado de plástico se han convertido en los regalos favoritos de los niños iraquíes en estas fiestas musulmanas del sacrificio, para poder jugar a la guerra y recrear, en algunos casos, escenas vividas en carne propia.

En vísperas del comienzo de la fiesta de "Eid al adha", el viernes, los mercados de juguetes en distintas ciudades iraquíes se han abarrotado de todo tipo de equipos militares hechos de plástico.

En las calles de Bagdad, numerosos niños acompañados de sus padres han hecho fila delante de las tiendas para comprar la figurita de un soldado, un arma de plástico o un avión militar con mando a distancia.

Jalil Ahmed, dueño de una tienda en el mercado de Kazimiya, al norte de Bagdad, dijo a Efe que "los rifles y las pistolas son los que más les gustan a los niños como regalos para el Eid".

"Todos son importados y están muy solicitados, a pesar de los llamamientos del Gobierno y de las organizaciones de defensa de la infancia para prohibir la venta de estos juguetes", agregó Ahmed.

Para este comerciante, la celebración de las fiestas en Irak ha cambiado mucho. Antes los niños bailaban y jugaban en los parques de atracciones, y ahora inventan una guerra en sus pasatiempos.

Mientras hace la compra para las fiestas, las más importantes del calendario musulmán, Nesrin Abdalá se queja de que su niño insiste en comprar un fusil.

"He intentado convencerle para que compre otro juguete, pero lo ha rechazado y ha llorado para obligarme a que se lo regale", dijo Nesrin a Efe.

Su hijo, Habib, de 9 años, explica que ha quedado con sus vecinos del barrio en que organizarán un "combate en la calle" durante los festivos.

"Vamos a hacer dos equipos: uno tendrá fusiles y otro tanques, y participaremos en combates cada tarde durante los días de la fiesta", señaló Habib, muy emocionado.

Las batallas inventadas entre los menores se han convertido últimamente en un fenómeno en las calles de Bagdad. Los niños cada vez imitan más a los soldados iraquíes y estadounidenses cuando hacen redadas e irrumpen en las casas en búsqueda de insurgentes.

Qeis Abdún, de 11 años, de la provincia de Salahedín, al norte de Bagdad, recordó a Efe: "He visto a los soldados salvajes irrumpiendo por la noche en nuestra casa. Tenían armas y golpearon la puerta con sus pies para abrirla".

Por eso, Abdún desempeñará el papel de un soldado durante la "guerra" que jugará con sus vecinos en la calle el segundo día del Eid.

"En el juego, a mi me toca romper la puerta de la casa de mi amigo tal y como hacen los soldados", comentó el niño.

Aunque dice que está contento porque hará este papel, no puede olvidar que su tío murió por disparos de hombres armados hace dos años.

"Quiero comprar un arma porque todos mis amigos tienen tanques y pistolas, y queremos hacer un buen equipo de combates", añadió Abdún, a quien le importa menos comprar ropa nueva para las fiestas, como es de costumbre para los niños en Irak.

Muchos menores han visto a sus padres y hermanos morir en ataques o redadas contra sus casas, por lo que la idea de la guerra está omnipresente en su tiempo libre.

El sociólogo iraquí Jalil Hasan al Ubeidi piensa que el hecho de que a un niño le gusten más los "juguetes militares" en las ocasiones de alegría, como en estas fiestas musulmanas, demuestra un "cambio brutal en el comportamiento de los pequeños".

"El círculo de la guerra está cada vez más cerca al pensamiento del niño y sus ambiciones", advertió Al Ubeidi.

La preocupación por los niños ha llegado a altos cargos del Gobierno iraquí. El primer ministro, Nuri al Maliki, instó a los profesores en los colegios a que colaboren en apoyar a los pequeños y ofrecerles una enseñanza adecuada lejos de la violencia.

Después de estos llamamientos, falta esperar hasta qué punto se afectarán los pequeños por la violencia que no para en Irak.