Notimex
El gobernador Rodrigo Medina de la Cruz pidió a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) no sobrepasar en la operación los dos mil 200 metros cúbicos por segundo.
Monterrey, Nuevo León.- Ante el peligro que implica la extracción de agua desde la presa "Venustiano Carranza", en Juárez, Coahuila, el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz pidió a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) no sobrepasar en la operación los dos mil 200 metros cúbicos por segundo.

"Si esa cantidad se rebasa, el río -Salado- que atraviesa Anáhuac también se desbordaría y sufriríamos daños mayores", indicó hoy luego de un recorrido por aquella zona del norte de Nuevo León, donde 18 mil personas requirieron ser desalojadas hoy por el riesgo de inundaciones.

Señaló que tras acudir también a las mismas compuertas del vaso acuífero, han iniciado además gestiones a través de la dirección general de la Conagua y del mismo Organismo de Cuenca Río Bravo, con sede en esta capital del estado.

La petición es, dijo, "que no abran más compuertas, porque sino el daño va a ser mayor, la gente ya está evacuada; sin embargo, sigue entrando agua a la presa -Venustiano Carranza- que forzosamente tiene que desfogarse".

Sin embargo, la exigencia es que el agua extraída desde el embalse coahuilense "no salga de un sólo golpe" e inunde a la cabecera municipal de Anáhuac.

De acuerdo a la Conagua, hasta esta mañana la presa conocida también como "Don Martín", con capacidad de mil 322 millones de metros cúbicos, alcanza en este momento los mil 400.3 millones, equivalentes a un 106 por ciento de su llenado.