Estocolmo, Suiza.- Los medios literarios suecos están divididos sobre quién ganará el 11 de octubre el premio Nobel de Literatura, entre los que piensan que el elegido será uno de los favoritos cuyo nombre se repite cada año y los que consideran que el coronado será un desconocido del gran público.
"Siempre es una adivinanza", considera Gunilla Sandin, una de las responsables de la Feria del Libro de Göteborg, que cree en las posibilidades de escritores sin gran notoriedad mundial, como la poetisa francesa Maryse Condé o el novelista y poeta estonio Jaan Kaplinski.

El secretario permanente de la Academia sueca, Horace Engdahl, debe anunciar en Estocolmo el próximo jueves el nombre del ganador, uno de los secretos mejor guardados que suscita todo tipo de especulaciones.

Tal vez el japonés Haruki Muramaki, citado a menudo últimamente, podría ver un signo premonitorio en los escaparates de Akademibokhandeln, la mayor libería de Estocolmo, donde destaca la traducción al sueco de su novela "Kafka en la orilla".

Y el prolífico novelista peruano Mario Vargas Llosa podría ver un mal augurio en el hecho de que el defensor de su candidatura en la Academia, Kunt Ahnlund, evite las sesiones tras un desacuerdo con sus pares.

El portal de apuestas Ladbrokes ganó credibilidad el año pasado cuando su favorito, el novelista turco Orhan Pamuk, ganó el premio. Este año el novelista y ensayista italiano Claudio Magris se encuentra en cabeza a 5 contra 1, seguido muy de cerca por el poeta australiano Les Murray y del sempiterno candidato estadounidense Philip Roth.

Y es que el autor de "La mancha humana" forma parte, aparentemente, de los escritores que casi cada año figuran en la lista de cinco autores que, tras varias selecciones, se somete finalmente a la aprobación de la academia sueca en sesión plenaria.

Esta lista de candidatos que se mantiene en secreto, dificulta aun más los pronósticos.

"Según fuentes internas de la Academia, ya se hizo la elección y esto es señal de que será alguien que la Academia conoce ya, un favorito y no un desconocido", afirma un miembro de la academia sueca que pidió mantener el anonimato por su obligación de guardar silencio.

Pero para el editor Stephen Farran-Lee de la editorial sueca Nordstedts, la pugna podría ser entre Roth, otro autor estadounidense considerado más hermético, Don DeLillo, y el poeta sirio Adonis, seudónimo de Alí Ahmad Said.

"Si tuviese que dar un solo nombre, sería Adonis. Es mencionado desde hace 15 años y sería un ganador fuerte", agrega.

La Academia dice ser impermeable a las consideraciones de caracter político, a las pertenencias nacionales o al sexo de los escritorres, juzgando solamente la calidad de la obra. Pero "sería formidable si el premio fuese a una mujer, una gran autora como Joyce Carol Oates", dice Sandin.

Para la directora de la sección de cultura del mayor diario sueco Dagens Nyheter, Maria Schottenius, "podría ser una mujer porque ha habido más ganadores hombres que mujeres", pero su candidata no es la novelista estadounidense, que "escribe demasiado y cuya calidad no es siempre alta".

Schottenius piensa que la Academia puede sorprender como lo hizo con Pamuk.

Sin embargo, enumera una lista de escritores reconocidos como el italiano Antonio Tabucchi, el israelí Amos Oz y el mexicano Carlos Fuentes. El premio está dotado de 10 millones de coronas suecas (1,08 millones de euros, 1,52 millones de dólares).