Notimex
"Es necesario que los bancos mantengan no sólo abierta las llaves de financiamiento a los sectores productivos, sino que no eleven los costos, e incluso que emprendan iniciativas para generar precios más competitivos y llegar a sectores que actualmente no están atendidos", agregó.
Acapulco, Guerrero.- Los bancos deben comprometerse a expandir el financiamiento, porque "no es tiempo de regatear esfuerzos", además de que deben ser factor decisivo para que la economía mexicana supere en el corto plazo el actual periodo recesivo, sostuvo el secretario de Hacienda, Agustín Carstens.

"Es necesario que los bancos mantengan no sólo abierta las llaves de financiamiento a los sectores productivos, sino que no eleven los costos, e incluso que emprendan iniciativas para generar precios más competitivos y llegar a sectores que actualmente no están atendidos", agregó.

En sesión plenaria, durante el último día de trabajos de la 72 Convención Bancaria, afirmó que hoy la banca no tiene impedimento alguno para expandir el financiamiento y ningún banco enfrenta riesgo de insolvencia por ello.

La banca, insistió el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, tiene una gran responsabilidad que desempeñar para enfrentar esta crisis, la más severa desde los años 30 del siglo pasado.

Ante banqueros y autoridades financieras, Carstens señaló que hay que dimensionar esta crisis: El Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipa una contracción de la economía mundial de 1.0 por ciento, se espera mayor desempleo y caída en el comercio mundial.

Dijo que el origen de esta crisis es el fracaso de los mecanismos y procedimientos de regulación de los principales sistemas del mundo, y el golpe de confianza que hubo tras el quebranto de la firma Lehman Brothers en septiembre de 2008, que fue cuando este episodio alcanzó su mayor virulencia.

No obstante, aclaró, las causas de la crisis no están en la economía mexicana, sino en presiones recesivas ligadas del exterior, "por lo tanto la solución a la crisis deberá venir del exterior".

Pese a ello, el gobierno mexicano ha hecho su tarea y cumplido su responsabilidad para enfrentar esta crisis, por lo cual ha tomado una serie de medidas contracíclicas desde 2008, que involucran recursos equivalentes a 1.8 por ciento del PIB, ya que México no está exento de una contracción económica y presiones sobre el empleo.

Ante este escenario, opinó, hay que aprovechar hacia las fortalezas internas y aprovecharlas al máximo, al señalar que la banca es uno de los activos más valiosos de la economía que hay que cuidar y explotarlo con inteligencia en estos momentos que goza de fortaleza y no presenta riesgos de insolvencia.

El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) precisó que la fortaleza de la banca no es gratuita ya que ésta responde, entre otros factores, a la gigantesca tarea de reconstrucción emprendida tras la crisis financiera de 1994-1995.

Sabemos, dijo el secretario de Hacienda, que la banca mexicana está más que dispuesta a mantener el otorgamiento de crédito para los proyectos viables en todos lo sectores productivos, con crecimiento del financiamiento cercano a 8.0 por ciento, equivalente a 140 mil millones de pesos.