Madrid, España.- El mexicano Javier Aguirre, entrenador del Atlético de Madrid, admitió hoy que no fue fácil rechazar la "invitación" de su país para dirigir de nuevo a la selección, pero tomó la decisión de continuar en el club rojiblanco porque le "entusiasma" un proyecto que se "consolida día a día".
"Yo soy un convencido de los proyectos. Siempre he trabajado conforme a un proyecto y a un trabajo a largo plazo. Y en el Atlético no será la excepción. Mi historia lo dice así. Y hoy estoy a punto de afrontar con muchísima ilusión mi tercer año en el club. Es un proyecto que se consolida día a día, en el que me siento partícipe y muy orgulloso de formar parte de él", aseguró.

"Estoy muy contento aquí, hubo malos ratos, es normal, y entendía que el contrato estaba para cumplirse. Soy hombre de convicciones y me entusiasma este proyecto. No es un proyecto fácil. Pudimos dar ese salto a Liga de Campeones y me ilusiona mucho. Me ilusionó cuando vine, el año pasado y ahora mucho más. Tengo las pilas puestas, con ganas de seguir creciendo con este club", dijo.

Aguirre explicó que ha renovado "automáticamente" por la entrada en competición europea. "No hemos planteado cantidades ni cláusulas. Tengo un año más de contrato y ya está", apuntó el técnico, que afirmó que siempre firma contratos de "un año", porque no le gusta "comprometer al club cuando no está a gusto" con él o viceversa.

El entrenador advirtió de que "siempre" se ha sentido "respaldado" por Enrique Cerezo, Miguel Angel Gil Marín y Jesús García Pitarch, presidente, consejero delegado y director deportivo del club, respectivamente. "Esas tres personas nunca jamás me han dicho que hay dudas (sobre su continuidad)", apuntó.

"El club tiene permanentemente gestos conmigo cada semana. Siempre hay gestos que te invitan a sentirte importante en el proyecto; otros, como evidentemente una derrota, te hacen dudar. No he tenido ninguna diferencia con la directiva y no me ha faltado de nada", añadió el técnico, que recalcó que esos tres directivos le han mirado "a la cara" y le han dicho "categóricamente que no ha habido reuniones" con otros entrenadores.

"A la mayor brevedad posible", el preparador mexicano se sentará a planificar la temporada con la directiva. "Mañana me sentaré con Suso (García Pitarch) a ver qué hay. Hay que ver quién se va y quién viene. Hay que ver el objetivo de la institución. A todos nos gusta crecer. Nos gustaría hacer más de lo que hicimos el año pasado, encajar menos goles, defender mejor, una mejor clasificación en Liga, una mejor competición europea y Copa del Rey...", comentó.

En su recuerdo de la temporada, el técnico destacó un momento: "Una tarde que me hizo muy feliz, que palpé que el equipo estaba para Champions, fue el día del Barcelona. Veníamos de salir de la Copa, de la UEFA y de perder dos partidos en Liga. Y ese día vi la luz. Me di cuenta de que el equipo estaba para algo más. En ese momento terrible, el equipo demostró que estaba para Liga de Campeones y ya estaba seguro de que iba a conseguir el objetivo"

Para seguir en el Atlético, Aguirre rechazó la posibilidad de dirigir a la selección mexicana. "Hace tiempo, la Federación Mexicana me hizo una invitación a charlar acerca de la posibilidad de ir a dirigir allí". "Le trasladé esa idea al Atlético de Madrid y le comenté a la Federación que tenía contrato vigente y que no podía entablar charlas al respecto de mi futuro", declaró.

Aguirre admitió que no fue fácil tomar esa decisión. "Soy hombre de institución, de proyectos y de respetar los contratos. Tenía un vínculo contractual y no era mi estilo romperlo unilateralmente ni buscar problemas. A todo el mundo le hace ilusión su país y la selección mexicana, con la mejor generación de futbolistas. Era muy atractivo ir a mi país a trabajar. No fue fácil", explicó.

Incluso, la Federación de México, a través de su presidente, Justino Compeán, intentó el fichaje del técnico hasta esta tarde. "Hoy hablamos. Antes de eso no hablamos, yo sólo escuché, porque por respeto a mi contrato y a la institución no podía recibir ninguna oferta. Nunca hubo una oferta económica ni proyecto porque nunca planteamos esa posibilidad, porque yo decidí quedarme", aseguró.

"Le ratifiqué oficialmente que me quedo un año más en el Atleti. Le agradecí la gentileza, pero yo no podía en ese momento. Me hace mucha ilusión dirigir a la selección, ojalá después de Sudáfrica esté disponible. Me encantaría dirigir un Mundial más y me gustaría dejar abierta públicamente esa posibilidad", continuó.

En su decisión de rechazar la propuesta de la selección de México y continuar en el conjunto rojiblanco, el entrenador reconoció que pesó el "aspecto familiar". "Es la piedra angular de mi vida y es lo que me mueve. Y en ese sentido mi familia iba a tener una fractura si hubiera tomado la decisión de ir a México. Lo valoramos y había muchas fórmulas, pero ninguna nos convencía", reveló.

"Al final optamos por continuar unidos, como lo hemos hecho desde hace 25 años, y seguiremos así, bajo un esquema de trabajo magnífico, un proyecto en el que estoy a gusto y con una familia integrada como la mía", explicó el técnico, que agradeció la "invitación de México, el respaldo del Atlético y la directiva y el compromiso magnífico" de los jugadores del equipo rojiblanco.

Sobre las cualidades que debe tener el nuevo seleccionador de México, el técnico opinó que debe ser "alguien preparado en el plano internacional, no sólo a nivel de Concacaf y local". "Es obvio que hay que conocer al jugador mexicano. Si queremos dar el salto cualitativo, alguien que tenga experiencia internacional y candidatos hay suficientes tanto en México como fuera", valoró.