Foto: Especial
José Antonio López/Milenio
La secretaria adjunta para Asuntos de AL de EU, Roberta S., dijo que la historia juzgará la estrategia, pero argumentó que por la cifra de muertos no puede ser un éxito.
Madrid.- La historia será quien juzgue la estrategia del ex presidente de México Felipe Calderón en la lucha contra el crimen organizado, aunque el gobierno estadunidense no puede decir que con los miles de muertos que hubo en su administración ésta haya sido un éxito, afirmó hoy en Madrid, la secretaria adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Roberta S. Jacobson.

"Yo no voy a decir que la estrategia de Calderón en la lucha contra el narcotráfico fue un fracaso, pero tampoco puedo decir que con la cifra de muertos que hubo durante su sexenio jamás podremos decir que fue un éxito", declaró Jacobson en la madrileña Casa de América donde impartió la conferencia "La política exterior de Estados Unidos en el continente: oportunidades para el futuro".

"Claro que todos nosotros queremos que baje la violencia en México, que la situación mejore. Lo más importante para el gobierno de Estados Unidos es ayudar a cualquier gobierno mexicano ya haya sido el de Calderón como ahora el de (Enrique) Peña Nieto, apoyarlo en sus esfuerzos y estrategias para confrontar un fenómeno que nosotros llamamos crimen organizado trasnacional. No es solamente narcotráfico, es mucho más que eso", continuó.

En ese sentido, la responsable del gobierno de Barack Obama para asuntos de América Latina hizo un llamado al nuevo gobierno de Peña Nieto a fortalecer las instituciones democráticas mexicanas.

"Creemos que, como en su momento, con el gobierno de Calderón y ahora con una nueva perspectiva de Peña Nieto, una de las cosas más importante es fortalecer las instituciones democráticas de México, para que éstas puedan resistir y confrontar el crimen en el país y poder proteger a los ciudadanos de este flagelo".

Y remató: "Es para la historia decir si la estrategia de Felipe Calderón fue un éxito o un fracaso, lo que el gobierno de Estados Unidos tiene que continuar es ajustar nuestra su estrategia y apoyar al gobierno democrático de Peña Nieto a confrontar dicho problema".