Excélsior
Entrevistado por Jorge Fernández Menéndez, de Grupo Imagen, dijo que "los partidos pueden utilizar distintas herramientas para evitar que gente con nexos con el narcotráfico llegue al poder... sin embargo, los riesgos en esta elección no son tan significativos".
México, D.F..- El procurador general de la República, Eduardo Medina Mora, aseguró que no existe el riesgo de la elección de un presidente ligado con el narcotráfico, toda vez que existen en el país mecanismos de verificación eficaces.

Entrevistado por Jorge Fernández Menéndez, de Grupo Imagen, dijo que "los partidos pueden utilizar distintas herramientas para evitar que gente con nexos con el narcotráfico llegue al poder... sin embargo, los riesgos en esta elección no son tan significativos".

Añadió que, a diferencia de Colombia, donde los capos del narcotráfico llegaron a cargos en el Congreso, aquí no existe esa situación, ya que no representa un coto de poder significativo, además de que la motivación era el ego y la lógica de poder y posicionamiento público, más que una extensión en sus redes de influencia.

El funcionario agregó que, aun así, el Instituto Federal Electoral, así como los propios partidos políticos, han puesto en marcha distintos métodos de control.

"Los mecanismos a partir de los cuales podemos evitar que la delincuencia organizada penetre y tenga intervención, financiamiento o impulso a algún candidato o grupo en una elección en particular, son los mismos a nivel local o federal, verificación de los antecedentes de los candidatos, mecanismos de auditorías y evaluación de los ingresos y gastos en una campaña", dijo.

Medina Mora dijo que el Estado mexicano no ha sido débil en su historia y no lo será en el futuro, por lo que confió en que el país tendrá la oportunidad de superar la problemática del crimen organizado.

"Entramos a la lucha contra el crimen organizado, antes de que afectara y penetrara las estructuras de poder; por esta razón, el presidente Felipe Calderón, desde el primer día de gobierno, planteó esto como una prioridad de Estado", aseguró.

Cuestionado sobre la Operación Limpieza, que este jueves dio por concluida, dijo que el esfuerzo de combate a la corrupción es permanente y que la investigación relacionada con funcionarios de la PGR, de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, Interpol y de la Agencia Federal de Investigación, ha terminado, pero se investigarán nuevas líneas que puedan llevar a la captura de más gente relacionada con el crimen organizado.

Consideró necesario "fortalecer los procesos institucionales para cerrar los espacios a la corrupción y al error, teniendo procesos mucho más predecibles, con reglas más claras, con mejores esquemas de manejo tecnológico de la información, de tal suerte que ésta no pueda ser transmitida de manera inadecuada a terceros".

El procurador dijo que aunque se cuenta con el apoyo de agencias de investigación y de policías extranjeras, el esfuerzo viene desde adentro de las instituciones nacionales, lo que consideró un avance de éstas, eliminando la idea de un colapso del país.

Dijo que a pesar de esto no se está menospreciando el poder corruptor del narcotráfico y del crimen organizado. "Es un tema que no se planteó con suficiencia en el pasado y ahora es un eje central, es necesario ir construyendo instituciones que estén cerca de los ciudadanos y que sean eficaces para cumplir sus tareas, dar certidumbre a la población", comentó.

Medina Mora agregó que para lograr este objetivo está claro que hay que dejar de lado posiciones político-partidistas: "Desde luego que alguno podría usar el tema como un botín político para sumar voluntades, pero dudo que alguien lo haga; se necesita sumar voluntades para demostrar que el gobierno es más fuerte que la violencia."

El funcionario reconoció que le gustaría ver mayor compromiso de las autoridades locales, evitar la discusión sobre la competencia o no de los delitos cometidos y entrar entre todos a la lucha.

"Hay que mirar esto como lo que es, que es un problema de seguridad y, sobre esa base, es que necesitamos hacer, si no ajustes en los objetivos, sí desde luego una aproximación táctica, porque hay evoluciones en el crimen, las circunstancias y la geografía cambian, sería ilógico recuperar la confianza del ciudadano si no tenemos cambios de fondo", concluyó.