Una modelo luce una creación de la firma británica J.JS Lee durante la Semana de la Moda en Londres (Reino Unido). Foto EFE/Andy Rain
Ser hipster es un término desfasado para los que están al día. "Normcore" es el nuevo concepto para definir la moda que se aproxima.
Madrid, España.- "Normcore" es un concepto de nuevo cuño que define la moda que se aproxima. Es vestir normal, sin complicaciones y sin sobresalir.

Hipster era hasta hace poco el término que definía la moda que triunfaba. Se buscaba la continua diferenciación con el resto de la sociedad mediante  la música, la literatura y, sobre todo, la ropa. 

Nos encontrábamos con una juventud que no aceptaba la sociedad vigente, sino que divagaba en épocas pasadas leyendo a Kerouac o recurría a grupos de música "indie" y alternativos como Vance Joy, Belle & Sebastian y Bon Iver para amenizar el paso del tiempo. Vestían con ropa lo más estrambótica y bohemia posible y las gafas de pasta eran el no va más. 

Los largos paseos andando o en bicicleta eran indispensables, a la par que las fiestas en terrazas y bares novedosos (siempre y cuando no estuvieran demasiado de moda, ya que entonces pasarían a ser "mainstream"). Todo esto bajo la supervisión de las "selfies", que no faltaban en ningún momento. 

Pero si por algo se caracterizan las modas es que son pasajeras. Situacional, no determinista, adaptable, sin preocuparse por la autenticidad, empatía sobre tolerancia y post aspiracional son los rasgos que caracterizan el "normcore". La siguiente tendencia ya ha llegado, pero con un matiz: nos encontramos ante la moda de los antimodas. 

UN CAMBIO DE MENTALIDAD

Tras una temporada en la que se estudiaba minuciosamente el conjunto con el que se salía a la calle, la gente se ha cansado de intentar tener un estilo distinto al resto. Es por eso que va a triunfar la normalidad más llana y absoluta. A partir de ahora no importará lo que piensen los demás sobre el aspecto que se tenga para salir a comprar el pan o ir a clase.  

El término "normcore" proviene de la unión de las palabras "normal" y "hardcore".  Y, como lo define Fiona Duncan, redactora en The New York Magazine, es "la moda para aquellos que se han dado cuenta de que son uno entre siete mil millones". Ya no se trata de destacar, sino de acomodarse dentro de la sociedad. Hablamos de capacidad de adaptación. La exclusividad ya no se busca. 

K-Hole, un grupo neoyorquino especializado en nuevas tendencias y generadores de este término, desarrolla más la explicación diciendo que "el 'normcore' busca la libertad que viene al renunciar a la exclusividad. Si lo 'indie' era la celebración de la diferencia, lo 'normcore' es la celebración de lo igual".

Sin embargo, no hay que confundirse. Los seguidores del "normcore" aceptan renunciar a las modas siendo conscientes de la existencia del resto de tendencias. No se trata de ignorancia, sino de indiferencia hacia esa meta que ha habido hasta ahora. 

REFERENTES

A la hora de vestir, los referentes son personas como Barack Obama, el actor estadounidense Jerry Seinfeld o Steve Jobs, e incluso se ha identificado este estilo con los personajes de la serie "Friends" o con el dibujo animado Homer Simpson. Gente que hasta hace poco era considerada de estilo desfasado o simplista. 

La normalidad, pues, se ha encontrado en los forros polares, los jerseys de cuello redondo, las camisetas básicas, los pantalones de corte clásico, las deportivas blancas y los comúnmente llamados "ugly shoes" (zapatos feos) al más puro estilo guiri. 

BENEFICIA A LAS MARCAS TRADICIONALES

La anti moda a la que nos enfrentamos es la antigua moda de los adolescentes de los 80 y 90. Las marcas que triunfarán ahora serán del estilo de Decathlon, Lidl, Hipercor, Adidas y  Levi's. 

Como afirma Emily Segal, miembro de K-Hole, "las decisiones de compra son irrelevantes porque son temporales, cambian constantemente. Con 'normcore' no existe el comprar la cosa equivocada".

Pero este estilo se está dejando ver también en las marcas a las que sí que les preocupa la moda. Por eso se verá el retorno de la camisa blanca y la tela denim, así como el blanco y negro en tiendas como Zara, Mango y Bimba&Lola. Lo mismo pasa con los "ugly shoes", que harán triunfar más que nunca a la marca Birkenstock. 

NO ERA UNA MODA

Sin embargo, este comienzo de corriente textil era antes una actitud frente a la vida. Arantxa Pérez, conocida por dirigir el blog Normcore girl y autora del libro "Blogger de éxito: monetiza tu blog y gana dinero" dice que "no hablamos de una moda sino de un tipo de mentalidad, de actitud frente a ella. Sería seguir un poco de lo que se lleva pero adaptándolo a tu forma de ser, lo que te sea más cómodo. La moda como la pintan en las pasarelas es un término muy bonito pero inviable".

En un principio, la creencia popular frente al "normcore" apuntaba a que esto no era más que una broma por parte de K-Hole y que solo podría triunfar a base de ser nombrado y repetido. De momento parece que lo ha conseguido, viendo cómo ha influido en las líneas de ropa. 

Otra manera de ver su éxito es en los aproximadamente 575,000 resultados que aparecen en Google al buscar dicho término o los más de 14,500 resultados que aparecen en Instagram bajo el "hashtag" de esta última tendencia. 

DESTACADOS:.

--- El origen de este estilo proviene de los años 80 y 90, y su denominación proviene de  las palabras "normal" y "hardcore".

--- Se creía que la moda no triunfaría pero marcas como Zara, Mango y Bimba&Lola ya han adaptado sus líneas de ropa a esta tendencia.

--- Los referentes son personas como Barack Obama, el actor estadounidense Jerry Seinfeld o Steve Jobs, e incluso se ha identificado en Homer Simpson.

Por Calota Ciudad/EFE-Reportajes