Aurora Intxausti/ El País
Reconoce que los actores británicos tienen ahora más posibilidades que hace unos años de trabajar en Hollywood. "Creo que es una cuestión de modas, ahora los europeos en general tenemos un abanico mayor de oportunidades", dijo Owen
Madrid, España.- "No soy guapo, soy un hombre con suerte". Su rostro angelical y unos intensos ojos azules dicen más bien lo contrario, pero lo cierto es que la suerte parece estar de su lado. El miércoles, después de haber festejado el triunfo del Liverpool, del que es un gran forofo, frente al Real Madrid, Clive Owen (Coventry, 1964) tenía previsto coger a primera hora de la mañana un avión privado en Londres para trasladarse a Madrid.

En el último minuto el piloto se dio cuenta de que no podía despegar porque el aparato estaba averiado. Llegó con varias horas de retraso, pero a tiempo para presentar su nueva película, Duplicity, en la que comparte cartel con Julia Roberts. "Es una mujer estupenda y una actriz con la que me siento cómodo trabajando. Ha existido mucha complicidad entre ambos y eso es algo que percibe el espectador". El papel de Owen se asemeja bastante al de algunas películas protagonizadas en los años cincuenta por el actor Cary Grant. "Me he inspirado mucho en él y he repasado su filmografía, pero no puedo emularle. Él era un gran actor".

Mientras explica aspectos relativos a su trabajo y a la película que está promocionando en Europa, no para de tocarse la cabeza, sus manos no paran quietas. "Me importa mucho el proyecto y el guión a la hora de participar en una película, mucho más que si es comedia o drama. Un mal guión puede hacer que un actor parezca nefasto".

Reconoce que los actores británicos tienen ahora más posibilidades que hace unos años de trabajar en Hollywood. "Creo que es una cuestión de modas, ahora los europeos en general tenemos un abanico mayor de oportunidades".

Owen, que simultaneó el teatro con el cine en sus inicios, dice que lo que verdaderamente le gusta es el trabajo para la gran pantalla. "Es verdad que en el teatro un actor se desnuda ante el público, pero prefiero el trabajo en conjunto, la magia del cine es insuperable".

El actor británico mantiene en la pantalla una relación de amor-odio con Julia Roberts, donde él interpreta a un ex agente del MI6 y ella a una ex agente de la CIA.

-¿Tan complicadas son las relaciones?

 -No tengo ni idea, yo estoy felizmente casado -sentenció el actor.