El Universal
Madre critica al jefe de Gobierno por no conocer caso de secuestro
México, D.F. .- Luego de haber vivido horas de pánico por el secuestro de su hijo y ante la desconfianza en las autoridades, han decidido huir del país.

-¿Levantó denuncia?

-¿Para qué? ¿Para que se burlen de mí como está haciendo el señor (el jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard)? ¿Cree que el procurador me iba a tomar en cuenta si no tengo dinero para darle a los agentes para la investigación y resulta que siempre son ellos los que hacen los secuestros?

Así respondió la señora Laura Martínez luego de recuperar a su hijo de 12 años de edad, por quien ella y su esposo tuvieron que pagar 70 mil pesos como rescate el pasado sábado, 30 de agosto, durante la marcha contra la inseguridad, luego que el niño fue plagiado dos días antes afuera de su casa.

Accedió a la entrevista bajo una reflexión: "Tengo confianza en los medios de comunicación, pero en las autoridades no".

Manifestó que la desesperación con la que despierta por las noches el menor, cuando grita y llora, y a lo espantado que quedó cuando lo liberaron que no quería hablar, los conduce como familia a la única salida posible: "Como sea pero nos vamos, ya veré donde lo meto a la escuela".

Ante el señalamiento de Marcelo Ebrard con respecto a no saber si presentó denuncia -dijo "Vamos a ver si es cierto"-, la mujer respondió: "Es un señor muy vulgar, un grosero que no tiene criterio, una persona cínica que no merece estar en el lugar que está. A él no le ha pasado nunca nada, si yo tuviera toda la guardia que trae él, tanto custodio...".

A la paradoja de haber asistido a la marcha convocada por Iluminemos México contra la inseguridad, mientras ella con su marido buscaban rescatar a su hijo de 12 años de edad, comentó: "Estábamos viviendo en carne propia el dolor, esperando que no estuviera muerto mi niño". Los plagiarios les ordenaron acudir a la marcha y dejar el rescate en calles cercanas a la manifestación.

Escondidos prevén su futuro fuera de México. "Ya no estamos ni en la casa, la abandonamos, estamos arrimados con unos amiguitos que nos dieron permiso (para quedarnos)". El dinero del rescate lo pagarán con sus pertenencias. "Vamos al día".