Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

Papa Francisco recibe la tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19

Internacional
/ 27 octubre 2021

Además del pontífice Francisco también Benedicto XVI de 94 años, el papa emérito, fue vacunado con la dosis de refuerzo.

El Vaticano anunció hoy que inició la suministración de la tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19 a los mayores de 60 años, entre los que se encuentra el papa Francisco, de 84 años, y a las personas frágiles en la Santa Sede.

En la segunda mitad de octubre, la Dirección de Sanidad e Higiene del Estado de Ciudad del Vaticano ha iniciado la suministración de la tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus, dando prioridad a los mayores de sesenta años y a las personas frágiles”, informó hoy el portavoz del Vaticano, Matteo Bruni, en un comunicado.

Además de Francisco también fue vacunado con la dosis de refuerzo el papa emérito, Benedicto XVI, de 94 años.

El pasado 3 de febrero, Bruni confirmó que Francisco había recibido la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus, tres semanas después de haberle sido inoculada la primera.

$!El Papa Francisco durante su audiencia general semanal en la Sala Paolo VI, Ciudad del Vaticano. EFE/EPA/Maurizio Brambati

La dirección sanitaria y de Higiene de la Ciudad del Vaticano reservó cerca de 10,000 vacunas de la compañía farmacéutica Pfizer para su campaña de vacunación, que comenzó el pasado 13 de enero, cuando el pontífice recibió la primera dosis, entre sus cerca de 3,000 empleados y 800 residentes.

Como en el resto de países, los primeros en ser vacunados fueron el personal sanitario y los ancianos.

El papa Francisco ha defendido en numerosas ocasiones la importancia de que las poblaciones se vacunen para proteger al prójimo y en septiembre dijo que gracias a estas dosis el mundo está volviendo “poco a poco la luz”, y saliendo de esta “fea pesadilla” de la pandemia.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie