PRI propone eliminar 100 diputaciones plurinominales

Nacional
/ 17 enero 2017

Así se reduciría de 200 a 100 las posiciones plurinominales en la Cámara de Diputados porque “han dejado de representar, efectivamente, la oportunidad de contar con los expertos, y surge la oportunidad de darle voz a las minorías, y hacer más plural el congreso mexicano”, expuso Ramírez Marín

Ciudad de México. El alto costo que implica la manutención del Congreso Federal, llevó al PRI en la Cámara de Diputados, a proponer la reducción de 100 diputados plurinominales (de un total de 500).

Jorge Carlos Ramírez Marín, vicecoordinador del priísmo en San Lázaro, presentó una iniciativa de reforma a los artículos 52, 53, 54 y 56 de la constitución política, elaborada por César Camacho Quiroz, para reducir el número de legisladores que todos los partidos imponen por su grado de especialidad o compadrazgo.

En tribuna de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, el político yucateco expuso, que de aprobarse su propuesta, la Cámara de Diputados quedaría integrada por 300 diputados electos de mayoría (mediante el sistema de distritos electorales uninominales), y 100 diputados que serán electos según el principio de representación proporcional (plurinominales).

Así se reduciría de 200 a 100 las posiciones plurinominales en la Cámara de Diputados porque “han dejado de representar, efectivamente, la oportunidad de contar con los expertos, y surge la oportunidad de darle voz a las minorías, y hacer más plural el congreso mexicano”, expuso Ramírez Marín.

No obstante defendió la integración actual del Senado de la República, donde se ocupan 128 escaños por parte de los senadores.

Subrayó, en su exposición en tribuna que resulta inaceptable pretender reducir el número de senadores, “no hay ninguna justificación para cambiar el objeto del Senado, que era lograr la representación paritaria de la República y sus estados para una representación donde se desahogara por la vía plurinominal, muchas veces el capricho, la imposición de los partidos políticos”.

La propuesta priísta se presenta en momentos en los que la mayoría de los partidos políticos festinan la reducción de las múltiples erogaciones que les benefician, eso sí, sin tocar sus dietas (sueldo).