Santiago Nieto, el ‘zar’ antilavado que brilla por sí mismo en la 4T

Esta es la historia del polémico hombre que ha emprendido una lucha desde el gobierno contra el dinero sucio de la delincuencia

Nacional
/ mayo 19, 2019 - 06:40

Es un mediodía de sábado: Justo el día en que Andrés Manuel López Obrador toma protesta como Presidente. Un hombre de altura media, complexión media y cabello entrecano camina solo, sin guardaespaldas, en medio de los tumultos sobre la calle Madero. Avanza a contracorriente de la muchedumbre que se acerca al Zócalo de la Ciudad de México. Pocos lo reconocen. Su nombre es Santiago, sus apellidos Nieto Castillo.

Quien hasta hace unas semanas iba solo por la calle hoy se ha convertido en el “zar antilavado” financiero del nuevo gobierno y se encarga de exhibir el presunto lavado de dinero. Ha congelado al menos mil millones de pesos vinculados supuestamente al huachicol, el narcotráfico y la trata de personas, entre otros delitos.

En los últimos años, Nieto ha estado envuelto en la polémica: es percibido como un “fiscal de hierro” por unos y como un funcionario público a quien sujetan ligas partidistas, por otros.

Esta es parte de su historia.

SUS INICIOS

Nieto Castillo nació en la Ciudad de México en 1973. Es hijo de Jaime Nieto Ramírez y Aurora Castillo. A los pocos años su familia se mudó a Querétaro y ahí vivió su infancia y juventud.

Cursó sus estudios básicos en el Instituto Queretano y la preparatoria en el Instituto Queretano San Javier, con una educación marista.

$!Santiago Nieto, el ‘zar’ antilavado que brilla por sí mismo en la 4T

Es licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Querétaro y concluyó su doctorado en la misma materia en la Universidad (Nacional) Autónoma de México.

En ambas instituciones sus tesis versaron sobre la materia electoral y recibieron mención honorífica.

La tesis que realizó para la licenciatura, en Querétaro, fue dirigida por Sergio Herrera y José Luis Soberanes. Este último sería nombrado, dos años después, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en los estertores del gobierno de Ernesto Zedillo.

En su trabajo final para el doctorado, su director de tesis fue Jaime Cárdenas, un experto en materia electoral cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador. El sínodo que lo evaluó fue integrado por Diego Valadés, quien posteriormente fue ministro de la Suprema Corte, y Fernando Ojesto, quien fue magistrado del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Su primer empleo formal, del que da cuenta en el curriculum que entregó al Senado, fue con Soberanes, quien fue su jefe directo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, donde fungió como técnico académico en 1995, año en que aún cursaba la licenciatura.

Luego de enfocar sus estudios a la materia electoral, fue hasta enero de 1997 cuando ingresó al entonces Instituto Federal Electoral, el cual recién había sufrido una profunda reconfiguración a merced de una reforma que le dotó de mayor independencia.

Nieto llegó al IFE como asesor de Manuel González Oropeza, quien presidía el Consejo Local del Instituto en el Distrito Federal. Luego de un año y medio se sumó al equipo de asesoría del entonces consejero electoral Jaime Cárdenas, el mismo que dirigió su tesis doctoral.

En agosto del 2000, Nieto dio el salto a la Asamblea Legislativa del entonces Distrito Federal donde fungió como asesor y secretario particular de la Contadora Mayor de Hacienda, María de la Luz Mijangos, esposa de Jaime Cárdenas, y quien ahora, en el gobierno de López Obrador, funge como fiscal Anticorrupción de la Fiscalía General de la República.

Después llegó al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación como parte del equipo del magistrado Manuel González Oropeza, y allí fue escalando posiciones hasta llegar a ser presidente magistrado de la Sala Regional Toluca.

En noviembre de 2014 se registró en el proceso de selección del nuevo titular de la Fiscalía Especializada en la Atención de Delitos Electorales (Fepade).

$!Santiago Nieto, el ‘zar’ antilavado que brilla por sí mismo en la 4T

En el expediente entregado al Legislativo incluyó cartas de respaldo de directivos de instituciones educativas, entre ellos, Ricardo Ugalde, director de la Facultad de Derecho de la Universidad de Querétaro, y un personaje cercano a él y su familia. Además, la certificación de la documentación fue realizada por el notario Eduardo García Villegas Sánchez Cordero, hijo de la ahora secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.   

A su biografía se aproximaban años vertiginosos.

EL FISCAL QUE POLARIZÓ AL PODER

Santiago Nieto fue nombrado fiscal electoral en febrero de 2015. Durante los menos de 20 meses que permaneció en el cargo se tomó muy en serio su papel.

Evidenció y denunció escándalos electorales del PRI, Partido Verde, Morena, pero la investigación sobre la presunta entrega de sobornos millonarios, por parte de Odebrecht a directivos de Pemex, incluyendo a su entonces titular Emilio Lozoya, lo fulminó.

El 20 de octubre de 2017, la PGR anunció que Nieto era destituido. Según la versión oficial, por violaciones al debido proceso, por filtrar información a la prensa sobre la investigación que llevaba a cabo, en coordinación con autoridades brasileñas.

En medio de las acusaciones, el Verde –partido que fue investigado e incluso sancionado por delitos electorales- acusó a Nieto de ocultar que había sido asesor de la bancada del PRD en el Senado de la república entre 2014 y 2015, grupo parlamentario encabezado entonces por Miguel Barbosa.

“Queda en evidencia que el señor no tiene la imparcialidad para desempeñar esa responsabilidad que le dé garantías a todos los mexicanos”, dijo Carlos Puente, vocero del Verde.

En el Senado, el PAN, PRD y otras bancadas defendieron su labor. Pero no pudieron hacer nada por él.

Tras su salida, Nieto declaró que su destitución se debía a que no quiso ser un fiscal a modo para proteger a Lozoya.

$!Santiago Nieto, el ‘zar’ antilavado que brilla por sí mismo en la 4T
$!Santiago Nieto, el ‘zar’ antilavado que brilla por sí mismo en la 4T

SE SUMA A AMLO

El 22 de mayo del año pasado, Andrés Manuel López Obrador encabezaba todas las encuestas en la carrera por la Presidencia. Seguía sumando adeptos en una gira por Jalisco: expanistas de la vieja guardia y hasta el hijo de Vicente Fernández. Pero un nombre llamó la atención en aquella jornada: el de Santiago Nieto Castillo.

El exfiscal se sumaba a la campaña del entonces candidato. Luego, tras los comicios, fue parte del equipo jurídico que peleó en los tribunales los resultados de Miguel Barbosa en la elección a gobernador de Puebla. No pudieron revertirlos y Martha Érika Alonso, asumió como mandataria.

En septiembre de 2018, ya con López Obrador como presidente electo, Carlos Urzúa, propuesto como secretario de Hacienda, anunció que Nieto sería titular de la Unidad de Inteligencia Financiera.

‘FOLLOW THE MONEY’

Edgardo Buscaglia es un experto internacional que ha investigado la economía criminal y el lavado de dinero. Es también un crítico de la forma en que México ha combatido la delincuencia y afirma que en nuestro país existe una “mafiocracia”.

Sin embargo, desde redes sociales y en entrevistas con medios nacionales e internacionales, ha destacado a Santiago Nieto como uno de los pocos engranajes que combaten al crimen.

“La Unidad de Inteligencia Financiera en México, desde enero, ha realizado un gran trabajo de congelamiento-bloqueos de dineros “sospechosos”. Pero de nada servirá este gran esfuerzo si después la Fiscalía General de la República y la Suprema Corte bloquean decomisos y siguen fomentando a la impunidad mafiosa”, publicó el pasado 4 de octubre en su cuenta de Twitter.

La Unidad de Inteligencia Financiera encabezada por Nieto ha dado a conocer al menos cuatro acciones para congelar recursos en la administración de AMLO.

 

$!Santiago Nieto, el ‘zar’ antilavado que brilla por sí mismo en la 4T

Entre estas figuran recursos vinculados al narco, así como con operaciones en páginas señaladas por trata de personas y el robo de combustible. E incluso está el caso de una universidad a la cual se liga con operaciones de dudosa procedencia.

El último gran golpe fue anunciado el viernes anterior: en colaboración con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos se congelaron cuentas bancarias de 42 personas, entre ellas de Roberto Sandoval, exgobernador de Nayarit, y su familia, así como de Isidro Avelar Gutiérrez, exmagistrado del Poder Judicial de la Federación, a quienes se les vincula con el Cártel Jalisco Nuevo Generación y Los Cuinis.

Cimentaron sus raíces

Estos son personajes que marcaron los inicios de la vida profesional de Nieto Castillo:

* José Luis Soberanes, extitular de la CNDH. Fue su padrino en el servicio público.

* Jaime Cárdenas, excomisionado del IFE. Trabajó junto a él en el INE.

* María de la Luz Mijangos, esposa de Cárdenas y fiscal anticorrupción. Lo llevó con ella a la Asamblea Legislativa del DF.

* Manuel González Oropeza, exmagistrado del TEPJF. Lo invitó a este poder, donde fue escalando.