José Reyes
Las autoridades sanitarias admitieron que no hay inspectores suficientes para vigilar los puestos fijos y semifijos que venden comida chatarra.
Sin embargo, Jorge Alberto Durón, director de Regulación Sanitaria de la Secretaría de Salud, reveló que entraron en coordinación con el municipio para que quien solicite un permiso de este tipo acuda primero a su dependencia a recibir un "curso" educativo sobre qué alimentos de mayor valor nutritivo ofrecer.

Vanguardia publicó ayer que los niños de Coahuila están por encima del promedio nacional en sobrepeso, principalmente por la venta de comida chatarra a través de puestos fijos y semifijos.

"El que expende los permisos aquí es el municipio, tuvimos (ayer) una plática con ellos para hacer acciones conjuntas", recalcó Durón.

Añadió que le han solicitado al Ayuntamiento saltillense que toda aquella persona que se acerque a tramitar un permiso para la venta de comida chatarra sea enviada también a la Secretaría de Salud.

"Estamos trabajando en un proyecto para hacer una carta compromiso de este tipo de personas, en cuanto se acerquen a Presidencia para renovar sus permisos, que se acerquen primero a la Secretaría de Salud a fin de que pasan por un proceso de educación", aseveró.

Dijo que en este proceso de educación se le enseñará a los vendedores qué productos preferentemente vender, cómo conservarlos y luego ya renovar los permisos.

Señaló que al terminar la "capacitación" se entrega la referida carta compromiso que el vendedor deberá exhibir a la gente en su área de venta.

"Si la gente o el público en general no ve esta carta compromiso, pues que se abstenga de comprar para evitar daños a la salud, aquí estamos tratando de ver, no a quién fregamos, sino ver que no se enferme la gente.

"Sí hay gente que se quiere pasar de lista sin pedirle permiso a nadie y la verdad es muy difícil poder localizarlos o ver dónde están, no habría en ninguna dependencia personal suficiente para vigilar esto", expresó.

Durón reconoció que los operativos que efectúan son con base, en lo que llamó, probabilidad de riesgo.