Notimex
El presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Ortega, admitió que se siente presionado por las voces disidentes a su gestión, pero señaló categórico: "no voy a renunciar"
"Tengo la suficiente determinación para soportar esas presiones, para ver en función del interés del partido, para resistir críticas infundadas, para tomar en cuenta críticas fundadas y para no tomar decisiones apresuradas que en lugar de contribuir a que resolvamos nuestros problemas, los compliquen", subrayó en entrevista.

Ortega Martínez declinó entrar en polémica con Cuauhtémoc Cárdenas por sus señalamientos en el sentido de que no se siente representado por una dirección que no tiene el valor de hacer valer la legalidad interna, y ante su solicitud de que renuncien todos los integrantes de los órganos de dirección.

"Respeto su opinión, su punto de vista, pero quiero que esa posición del ingeniero Cárdenas con otras sea analizada en el órgano de decisión, que es la Comisión Política y que es el secretariado", puntualizó.

Al término de una reunión con el secretariado, expresó: "no voy a entrar en una polémica pública con el ingeniero Cárdenas a través de los medios de comunicación, sino que voy a recoger sus opiniones de manera muy seria para que las discutamos".

Primero, dijo el dirigente nacional del PRD, se analizarán esas posturas en la Comisión Política con mucha seriedad.

Refirió que algunas voces piden la expulsión de todos, otras plantean la cancelación de los órganos de dirección y otras pugnan por la amnistía total, "pero las respuestas prontas, no reflexionadas, en lugar de ayudar a que se solucionen los problemas pueden complicarlos".

"No quiero que opiniones personales sean sobrepuestas a las opiniones de la dirección colectiva del partido", concluyó Ortega Martínez.