Con la inauguración de la temporada en puerta la próxima semana, los directivos y equipos de la F1 se encuentran inmersos en un debate sobre las implicaciones legales y las protestas por las distintas interpretaciones de los reglamentos impuestos este año sobre los perfiles aerodinámicos de los monoplazas.
Bangkok, Tailandia.- Las nuevas reglas de la Fórmula Uno, con el fin de darle más emoción a las carreras, podrían tener el efecto de trasladar las rivalidades a los tribunales en vez de las pistas.

Con la inauguración de la temporada en puerta la próxima semana, los directivos y equipos de la F1 se encuentran inmersos en un debate sobre las implicaciones legales y las protestas por las distintas interpretaciones de los reglamentos impuestos este año sobre los perfiles aerodinámicos de los monoplazas.

En medio de la disputa se encuentran los reglamentos que limitan el tamaño del difusor trasero, parte del separador que controla la forma en que el aire sale detrás del automóvil.

Toyota y Williams han diseñado sus carrocerías en la parte posterior de sus bólidos para que actúen con el fin de alargar el tamaño del difusor, como una especie de extensión, sin que de hecho se le considere parte de la misma estructura.

Los límites de tamaño para el difusor forman parte de varios cambios en el perfil aerodinámico que tienen como fin alentar los rebasamientos entre los bólidos, al reducir la cantidad de turbulencias de aire detrás de éstos, las cuales pueden afectar a los que vienen atrás de ellos.

El jefe del equipo Renault, Flavio Briatore, dijo que los cambios hechos por esas dos escuderías podrían suscitar una acción legal en su contra a menos que la Federación Internacional de Automovilismo emita un fallo firme al respecto Su contraparte de Ferrari, Stefano Domenicali, dio a entender que algunos equipos podrían estar violando las normas.

``Creemos que hemos aplicado los reglamentos modificados... al pie de la letra'', dijo Domenicali. ``Podría ser que otros hayan emprendido un enfoque diferente. La FIA tiene que disipar cualquier duda. Esperamos que lo haga pronto y de manera clara''.

Max Mosley, presidente del organismo rector, espera posibles protestas sobre ése y otros temas en Melbourne.

``La posición actual de la FIA es que Williams y Toyota han sido astutas y han explotado de manera sagaz los reglamentos. Pero alguien podría ponerlo en duda y los comisarios (de carrera) podrían terminar por opinar diferente; eso podría pasar'', dijo Mosley.

``El punto de vista de nuestros ingenieros es que todo está bien. (Pero) esperaremos a ver si alguien lo pone en entredicho'', agregó.

El otro cambio importante, y controversial, a las reglas es la presentación del llamado Sistema de Recuperación de Energía Cinética (KERS, por sus siglas en inglés), que almacena la energía generada por el frenado para su uso posterior, bastando solamente que el piloto presione un botón para aumentar un poco la potencia del vehículo.

Algunos equipos usarán el KERS en la primera carrera en Melbourne, mientras que otros no lo emplearán, dependiendo de lo mucho que hayan desarrollado el sistema o si consideran que vale la pena comprometer el posible desempeño del automóvil en favor de lo que a fin de cuentas sólo representaría una pequeña ventaja.

``Tenemos nuestro KERS en la etapa en la cual está listo para ser usado en las carreras, lo que significa que podemos emplearlo en Melbourne'', dijo el jefe de BMW, Mario Theissen. Ahora solamente queda sopesar los pros y los contras''.