Se espera que miles de aficionados inunden el denominado cañón de los héroes, un tramo de la avenida Broadway en el sur de Manhattan, donde desfilarán familiares, entrenadores y directivos
La ciudad de Nueva York rendirá este martes, un cálido y popular homenaje al equipo de los Gigantes, que de forma brillante y con dramatismo se proclamó el domingo campeón del Super Bowl.

Miles de neoyorquinos se prevé que saldrán a las calles para aclamar a los jugadores del club neoyorquino, que derrotó a los Patriotas de Nueva Inglaterra por 17-14 y frustró con ello el que sus rivales hicieran historia si terminaban invictos los diecinueve partidos del campeonato.

"Soy un hincha de los Gigantes y estoy encantado de como terminó el partido", proclamó el alcalde Michael Bloomberg durante una conferencia de prensa, exultante por la sorprendente y emotiva victoria del equipo y que tuvo ocasión de presenciar en el estadio.

"Lo más impresionante fue como lucharon hasta el final", aseguró Bloomberg y explicó que tuvo ocasión de felicitar después del encuentro a los jugadores y al entrenador, Tom Coughlin, a quien le dijo que "debía sentirse orgulloso del equipo".

Numerosos neoyorquinos, que ya inundaron el centro de Manhattan nada más concluir el partido, tendrán ahora su oportunidad de mostrar a los jugadores lo orgullosos que se sienten de ellos y de la manera combativa en que ganaron a los Patriotas y a su estelar mariscal de campo, Tom Brady.

El ayuntamiento ha reservado el denominado "cañón de los héroes", un tramo de la avenida Broadway en el sur de Manhattan que va hasta el ayuntamiento, para que a partir de las 11.00 horas (10:00 horas en el centro de México) los neoyorquinos que quieran y puedan presencien el desfile de sus Gigantes, entre una lluvia de confeti.

Al desfile de los jugadores, familiares, entrenadores y directivos, le seguirá una ceremonia en el ayuntamiento a la que han sido invitados los gobernadores de Nueva York y Nueva Jersey -estado en que se ubica el estadio de los Gigantes- y otros cargos electos, aunque Bloomberg ha asegurado que no es "un evento político" , por si alguien tenía dudas.

Y es que el homenaje popular coincide con el denominado 'supermartes', en el que los neoyorquinos demócratas y republicanos -como los de otros 23 estados- están convocados a las urnas para pronunciarse sobre los aspirantes a ser candidatos a las elecciones presidenciales de noviembre próximo.

Bloomberg señaló que había tiempo suficiente para homenajear a los jugadores y para votar en el mismo día y que por ambos motivos "es un día especial" , aunque no para los escolares que deberán seguir acudiendo a clase.

Recordó que hacía ocho años que los neoyorquinos no tenían ocasión de aclamar en la calle a algunos de sus más queridos héroes, pues ningún equipo local había llegado a la cima del fútbol o del béisbol en los últimos ocho años. El equipo de béisbol de los Yankees recorrió el "cañón de los héroes" en el 2000 y si la celebración de mañana es similar a la de entonces, será un día muy festivo en Nueva York.

Por esa avenida desfilaron también, dos años antes que los Yankees, los siete astronautas que participaron en una misión a bordo del 'Discovery', en la que intervino el veterano John Gleen y el español Pedro Duque.

Algunos periodistas quisieron saber hoy cuanta gente se calcula que acudirá al desfile de los Gigantes, a lo que no pudo responder Bloomberg con precisión, pero si recomendó a los neoyorquinos que tengan que moverse por el sur de Manhattan que usen el transporte público y "tengan paciencia".

También se le preguntó por el coste que para la ciudad tendrá el evento, algo que afirmó será "trivial" comparado con los beneficios que recibirá Nueva York en lo comercial y por la atención que despierta un evento así en todo el mundo.