Vitoria, España.- Un agente de la Guardia Civil española murió y otros cuatro resultaron heridos en un atentado perpetrado esta madrugada por la organización terrorista ETA contra un cuartel en la provincia de Alava, en el País Vasco, norte de España.
Las Fuerzas de Seguridad del Estado han atribuido el atentado al "comando Vizcaya" de ETA.

Fuentes de la lucha antiterrorista informaron de que el ataque fue perpetrado con una furgoneta cargada con más de cien kilos de explosivo que hicieron detonar, sin previo aviso, contra la casa cuartel de la Guardia Civil en Legutiano (Alava), en el norte de España.

El agente fallecido, Juan Manuel Piñuel Villalón, de 41 años, casado y padre de un hijo, había sido trasladado voluntario al País Vasco hace dos meses.

Villalón es la segunda víctima mortal de ETA en 2008, tras el asesinato a tiros del ex concejal socialista Isaías Carrasco en marzo pasado, dos días antes de las elecciones generales.

El responsable de seguridad del Gobierno regional vasco, Javier Balza, destacó en unas declaraciones a la cadena Radio Nacional de España (RNE), la enorme potencia de la furgoneta-bomba que recuerda "los momentos más negros de la organización".

Según las primeras investigaciones, los terroristas abandonaron la furgoneta, la activaron y huyeron en otro vehículo que ha sido localizado por la Policía en la vecina provincia de Vizcaya.

La gran potencia de la explosión provocó que uno de los cuatro heridos quedara sepultado entre los escombros.

El herido más grave, con una pequeña hemorragia abdominal y politraumatismos diversos, está ingresado en una unidad de cuidados intensivos para seguir su evolución, pero está consciente y no se teme por su vida, según el parte médico difundido.

De los otros tres heridos, una mujer ha sido dada de alta, y los otros dos presentan lesiones leves.

El ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, visitó a primera hora de la mañana el cuartel de la Guardia Civil contra el que se perpetró el atentado.

El rey Juan Carlos expresó su repulsa y condena y ha transmitido su pésame a los familiares de la víctima.

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, hará una declaración de condena en el Parlamento antes de partir hoy para Brasil, donde se reunirá con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, y el viernes asistirá en Lima a la cumbre entre los países de América Latina, la Unión Europea y el Caribe.

Representantes de todos los partidos parlamentarios se reunirán en el Congreso de los Diputados (Cámara Baja) para expresar una condena unánime del atentado y simbolizar la unidad de todas las fuerzas frente al terrorismo.

Juan Manuel Piñuel Villalón es la segunda víctima mortal de ETA en el año 2008, y la primera en esta legislatura.

Desde que comenzó el año, ETA ha perpetrado trece atentados terroristas, de los cuales en siete, como el de hoy, no ha avisado y en el resto sí lo hizo, aunque en uno de ellos el aviso llegó tarde.

La primera víctima mortal de ETA en 2008 fue el ex concejal socialista Isaías Carrasco, quien el 7 de marzo pasado fue asesinado a tiros por un pistolero de la banda terrorista.

Seis personas han muerto a manos de los etarras desde que el 30 de diciembre de 2006 un coche bomba estalló en un aparcamiento de la Terminal-4 del aeropuerto Madrid-Barajas y causó la muerte de dos ciudadanos ecuatorianos.

Ese atentado significó en la práctica la ruptura del alto el fuego permanente anunciado por la organización terrorista el 22 de marzo de 2006 y que entró en vigor el 24 de ese mes.

Sin embargo, ETA no hizo oficial la ruptura de su tregua hasta el 5 de junio de 2007.

Desde esa fecha ha cometido veintidós atentados, ocho en 2007 y el resto en lo que va de 2008, en los que han muerto seis personas y otras once han sufrido heridas.

En los 40 años de actividad terrorista en busca del objetivo de la independencia del País Vasco, ETA ha asesinado a más de 800 personas.