NOTIMEX
Tokio, Japón.- La Junta Militar gobernante en Myanmar presentó hoy el más reciente balance de los daños causados por el ciclón Nargis, que azotó el sur del país la semana pasada, en el que elevó a 31 mil 938 el número de muertos.
El reporte del gobierno, difundido por la radio y televisión estatal, fija también en 29 mil 770 los desaparecidos por el ciclón, que mantiene hasta este lunes incomunicadas vastas zonas ubicadas a lo largo del río Iwarraddy.

La nueva cifra oficial de muertos se elevó en tres mil 480, en relación al reporte anterior, difundido la víspera, sin embargo sigue por debajo de los 60 mil estimados por las Naciones Unidas y los cerca o más de 100 mil previstos por el gobierno estadunidense.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Ayuda Humanitaria (OCHA) afirmó este lunes en un comunicado que la cifra de muertos alcanzaría hasta los 102 mil, mientras que los desaparecidos superarían los 220 mil y los damnificados se acercaría a los dos millones de personas.

Los nuevos datos se dan en momentos en que miles de familias siguen a la espera de recibir un poco de la ayuda enviada por la comunidad internacional, que se reparte a cuenta gotas por la prohibición del gobierno de no permitir el ingreso de cooperantes extranjeros.

Este lunes, más de una semana después del ingreso de Nargis, llegó a Myanmar el primer cargamento de ayuda de Estados Unidos proveniente de la vecina Tailandia, donde se coordina el envío de la ayuda internacional.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) estima que son necesarios al menos 187 millones de dólares para asistir a la población de las zonas afectadas por Nargis, que demandan alimentos, agua potable, ropa y medicamentos.

Además de materiales que les permita reconstruir las escasas viviendas que quedaron en pie o para construir albergues en los que puedan protegerse de las pésimas condiciones insalubres existentes por los cientos de cadáveres que siguen al aire libre.

Con lluvias torrenciales y vientos de hasta 240 kilómetros por hora, Nargis azotó por más de 35 horas continuas, entre el 2 y 3 mayo pasado decenas de comunidades ubicadas a lo largo del delta del río Irrawaddy, que fue declarada zona de desastre.

Los daños causados por Nargis en Myanmar lo ubican como el segundo ciclón más devastador y mortífero luego del que azotó en 1991 Bangladesh y dejó más de 143 mil muertos y millones de familias.