Washington.- El presidente estadounidense, Barack Obama, señaló hoy que no hay diferencias entre europeos y estadounidenses para enfrentar la crisis mundial.
"No lo puedo decir en forma más elocuente, no hay ninguna divergencia", señaló Obama hoy en Washington. Para dominar a la crisis habrá que tomar toda una serie de medidas y la regulación del sector financiero es la primera, declaró. Al mismo tiempo hay que tomar "medidas concertadas a nivel internacional" para hacer frente a la caída de la demanda a nivel mundial, dijo.

Pocas semanas antes de la cumbre del G20 que reúne a los principales países industrializados y emergentes, entre otros, el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, había exigido a los Estados miembro programas coyunturales "sustanciales" para estimular la demanda.

Hizo referencia a la recomendación del Fondo Monetario Internacional (FMI) de poner a disposición al menos el dos por ciento del Producto bruto interno (PIB) de los respectivos países.

"No estamos dispuestos a aumentar los paquetes coyunturales", enfatizó en contra el primer ministro y ministro de Finanzas de Luxemburgo y presidente del eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

Obama enfatizó que los programas de rescate son sólo "una pata de la banqueta" al mismo tiempo debe fortalecerse la regulación del sector financiero. "Nadie va a mostrarse más resuelto en favor de una reforma del sistema financiero", anunció luego de una reunión con el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

Por su parte, el presidente de Brasil se mostró "optimista" sobre la cumbre del G20 en Londres. No hay "solución individual" para la crisis. "Debemos tomar decisiones conjuntas", exhortó Lula.