El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitó hoy el legendario fuerte de esclavos de Cape Coast al cierre de su viaje a Ghana, en lo que calificó de "experiencia conmovedora"
Nairobi/Cape Coast.- El fuerte de Cape Coast fue durante mucho tiempo sede de la administración colonial británica, y entre el siglo XVII y 1833 se erigió en importante centro del comercio de oro y esclavos en la costa oeste de Africa.

Miles de personas poblaron los márgenes de la calle para dar gritos de júbilo dirigidos hacia Obama, su esposa Michelle y sus dos hijas.

Para la familia presidencial estadounidense, la visita también fue un encuentro con su propios orígenes: algunos de los antepasados de Michelle Obama fueron esclavos que provendrían de Africa Occidental.

Pese a todos los recuerdos dolorosos, el fuerte debe ser un sitio de esperanza, dijo posteriormente Obama. "Nos recuerda que por más dolorosa que sea la historia, ésta puede ser superada", afirmó el mandatario estadounidense.

Durante una visita de unos 40 minutos, los Obama recorrieron el lugar. Pudieron observar algunos calabozos donde los esclavos eran mantenidos cautivos antes de ser embarcados hacia Norteamérica, así como también la "Puerta sin retorno", donde podían mirar por última vez su tierra natal.