Alma E. Muñoz y Andrea Becerril/La Jornada
La discusión del Presupuesto de Egresos para 2010, agregó, se ha convertido en "espectáculo grotesco", donde los gobernadores ya no acuden a la Secretaría de Hacienda ni a la sede del PRI, sino que "en fila van a Toluca" para que, por medio de Videgaray y el gobernador, les consiga más recursos.
México, D.F. .- El presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Ortega Martínez, acusó al Partido Revolucionario Institucional (PRI) de "ser un obstáculo para el desarrollo del país". Confió en que el titular del Ejecutivo federal, en caso de que se apruebe un Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2010 con "elementos bochornosos, escandalosos", ejerza su facultad de veto.

En la ciudad de Ottawa, Canadá, Carlos Navarrete, presidente del Senado, acusó al gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, de tener secuestrado al Congreso al haber asumido la negociación del presupuesto y convertirla en "botín de corsarios".

Entrevistado en un receso de los trabajos de la 16 Reunión Interparlamentaria México-Canadá, dijo que le informaron que el liderazgo del PRI "quedó diluido en las 72 horas pasadas, porque en los hechos el presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Luis Videgaray, tomó en sus manos la negociación, pero no actúa por instrucciones de su coordinador ni de la dirigencia priísta, sino como amanuense de Peña Nieto".

La discusión del Presupuesto de Egresos para 2010, agregó, se ha convertido en "espectáculo grotesco", donde los gobernadores ya no acuden a la Secretaría de Hacienda ni a la sede del PRI, sino que "en fila van a Toluca" para que, por medio de Videgaray y el gobernador, les consiga más recursos.

"Ése es el drama, las ambiciones están desatadas, los gobernadores feudalizados y San Lázaro convertido en una herradura." Navarrete advirtió que si Felipe Calderón acepta ese presupuesto que el PRI le quiere imponer, "habrá puesto una rodilla en el piso a la mitad de su sexenio".

Proyectos incompletos

Manuel Camacho Solís, responsable de los trabajos de unificación del Frente Amplio Progresista, coincidió con Ortega Martínez en que la discusión del PEF "es un asunto muy clientelar, muy corporativo para el año entrante".

Cuestionó que el PRI busque favorecerse electoralmente con los recursos públicos, cuando la sociedad "no se va a conformar con que haya un poco más de dinero en un programa clientelar, porque lo que necesita es que haya empleos, inversiones, y eso no lo está ofreciendo ni el proyecto del gobierno, ni el que se pactó entre los dos partidos con más fuerza en el Congreso de la Unión, que son el PRI y el PAN".

Ortega, en tanto, señaló -en conferencia de prensa- que el PRI aplica represalias contra su partido al proponer la disminución de recursos para infraestructura en gobiernos perredistas porque votaron contra la aplicación de más impuestos. Reconoció que ello no significará una parálisis, pero "sí afectará".

Criticó el comportamiento del PRI porque, dijo, "se convierte en un obstáculo para que el país deje atrás el subdesarrollo y el estancamiento económico".

El perredista reconoció que desde el punto de vista legal, "las herramientas son pocas" para ir en contra de un presupuestode egresos lesivo para los gobiernos emanados del PRD. "Constitucionalmente el que tiene derecho de veto es el encargado del Ejecutivo federal."

-¿Le pedirían que lo aplique?

-Vamos a esperar la información que contiene el dictamen final para analizarlo desde los puntos de vista legal, económico y social y, si hubiera francamente elementos bochornosos, escandalosos en el presupuesto, pues ojalá de esto se diera cuenta el Ejecutivo y, en dado caso pudiera ejercer esa facultad, pero no quiero adelantar nada hasta que conozcamos el dictamen final, señaló.