El canciller argentino, Jorge Taiana, que preside la Asamblea, suspendió la reunión para dar tiempo a la Comisión General de negociar un nuevo proyecto de resolución sobre las sanciones a Honduras por no haber restaurado la democracia, el estado de derecho y restituido al depuesto presidente Manuel Zelaya
Washington, EU.- La Organización de Estados Americanos (OEA) reanudó hoy su XXXVII Asamblea General Extraordinaria para negociar una resolución encaminada a suspender la participación de Honduras en el organismo por el golpe de Estado del pasado domingo.

El canciller argentino, Jorge Taiana, que preside la Asamblea, suspendió la reunión para dar tiempo a la Comisión General de negociar un nuevo proyecto de resolución sobre las sanciones a Honduras por no haber restaurado la democracia, el estado de derecho y restituido al depuesto presidente Manuel Zelaya

El plazo dado por la OEA para la restitución de Zelaya era de 72 horas y fue anunciado el pasado miércoles.

La Comisión General, que estará presidida por el embajador chileno ante el organismo interamericano, Pedro Oyarce, lleva trabajando en un texto desde el jueves.

El receso convocado por Taiana permite a ese grupo de trabajo avanzar en una resolución mientras llegan los presidentes de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, Zelaya y el secretario general, José Miguel Insulza.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, también viaja a Washington, pero no se le espera hasta mañana, indicaron fuentes conocedoras de sus planes.

Insulza está volviendo de Tegucigalpa, donde se entrevistó el viernes con el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Jorge Rivera; el cardenal Oscar Andrés Rodríguez, dirigentes sindicales y agrupaciones sociales, candidatos a la presidencia y representantes diplomáticos, e informará a su llegada a los cancilleres de sus gestiones y de los resultados de los mismos.

Ante la negativa del nuevo Gobierno de Roberto Micheletti de cumplir con las exigencias de la OEA, la única opción que les queda ahora a los cancilleres es la suspensión de Honduras del organismo.

La OEA sigue así adelante con esa sanción, a pesar de que Tegucigalpa denunció anoche la Carta del organismo.

La OEA no reconoce al nuevo Ejecutivo hondureño como el gobierno legítimo de ese país centroamericano y por tanto no puede retirarse del organismo interamericano.

Con la llegada de Insulza y de tres presidentes pendientes, la Asamblea General se prepara para una larga jornada de esperas y de intensas negociaciones que podría acabar con la primera suspensión de un Estado miembro desde que se firmó la Carta Democrática Interamericana, el 11 de septiembre de 2001 en Lima (Perú), y la segunda desde la exclusión de Cuba en 1962.