De este modo Honduras se convierte en el segundo país tras Cuba en 1962 en ser suspendido -aunque por motivos muy diferentes- del sistema interamericano, lo que conlleva no sólo el aislamiento político del sancionado, sino también a recortes de ayudas económicas
Washington.- La Organización de Estados Americanos (OEA) acordó hoy en Washington la suspensión de Honduras tras fracasar las gestiones diplomáticas para reinstaurar después del golpe de Estado de hace una semana al derrocado presidente Manuel Zelaya, quien confirmó que regresará este mismo domingo a su país.

Con la decisión tomada por la Asamblea General extraordinaria celebrada en Washington, Honduras protagoniza además el segundo caso en que el organismo hemisférico promueve la restitución de un presidente constitucional, tras las medidas políticas y económicas de presión -sin llegar a la suspensión- que realizó para devolver al mandatario Jean-Bertrand Aristide a la presidencia de Haití en 1991.

La resolución de la suspensión "inmediata" del gobierno de facto de Roberto Micheletti de acuerdo con el artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana (CDI) fue aprobada mediante el voto a mano alzada por 33 de los países miembro, todos salvo el país implicado, Honduras, que se abstuvo de votar.

El presidente Zelaya, quien participó en el encuentro, "aplaudió" la sanción al afirmar que la crisis política de su país "está poniendo en prueba todo ordenamiento jurídico internacional". Su par argentina, Cristina Fernández de Kirchner, también presente en la decisión que el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, calificó de "histórica", advirtió por su parte que en la restauración constitucional de Honduras está en juego impedir el regreso de la región al "pasado de barbarie" y alertó de que tras el golpe podría haber otros "intereses" para distorsionar las relaciones hemisféricas.

"Creo sinceramente que esa madrugada en que lo secuestraron (a Zelaya), secuestraban algo más que un presidente, estaban secuestrando la restauración democrática de América Latina", sostuvo, a la par que apuntó que detrás del golpe podría haber "tal vez" una "estrategia más fina, más profunda" que podría tener el objetivo de que "se intente frustrar una política diferente para el conjunto de América".

"Estamos todos obligados a tener una gran dosis de racionalidad, de inteligencia para entender las cosas que están en juego a partir de lo sucedido en Honduras", alertó Kirchner, quien llamó a "restituir las cosas" en el país centroamericano también para "culminar y profundizar un cambio que comenzó a partir de Trinidad y Tobago", en la Cumbre de las Américas que constató un "nuevo comienzo" de la nueva administración norteamericana de Barack Obama con la región.

Por su parte el presidente paraguayo, Fernando Lugo, quien participó en los momentos finales de la sesión extraordinaria indicó que los acontecimientos en Honduras suponen un "desafío y una oportunidad" de que la OEA "sea realmente la Organización de Estados Americanos", subrayó en referencia a recientes cuestionamientos del organismo hemisférico.

Mientras que la suspensión de Honduras recibió el apoyo unánime de todos los miembros del organismo hemisférico, la decisión de Zelaya de retornar este mismo domingo a su país provocó una clara división. Países como Costa Rica, México, Panamá, Estados Unidos, del Caricom y Canadá expresaron claramente sus reparos a un viaje para el que consideraron no existen "garantías" suficientes para la persona de Zelaya. Venezuela por el contrario defendió calurosamente el periplo y calificó de "inaceptable" cualquier argumento en su contra.

Aun así, el ya ex embajador de Honduras ante la OEA, Carlos Sosa, confirmó que Zelaya regresará hoy a su país acompañado de "personalidades del hemisferio" aún por especificar y que según explicó Insulza serán decididas en una reunión a primera hora en Washington.

"Vamos a restaurar la paz en Honduras, vamos a restaurar la armonía entre los hondureños, es una misión pacífica", aseguró Sosa del viaje, del que no quiso especificar detalles más allá de que tendrá lugar en un avión "privado".

Según explicó en rueda de prensa, Zelaya partirá desde Estados Unidos hacia Honduras con el objetivo de llegar "hacia las 14:00-15:00 horas (local, , o 20:00-21:00 GMT))" a un punto no especificado del país que "no necesariamente" tiene que ser Tegucigalpa.