Universal
México, D.F.- El Ejército Popular Revolucionario emitió ayer un comunicado en el que ofrece a los empresarios afectados por los bombazos a gasoductos de Pemex, detener los ataques a cambio de que éstos presionen al Gobierno Federal para que sean presentados con vida y liberados sus compañeros Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Cruz Sánchez, presuntamente detenidos y desaparecidos desde el 25 de mayo pasado en Oaxaca.
Asegura haber "dado un paso ya con la reunión de todos nuestros compañeros en el país" para detener de inmediato toda acción si sus compañeros son liberados.

El EPR afirma que Reyes Amaya y Cruz Sánchez están con vida y siguen siendo torturados. Añade que fueron entregados a militares por personal de la Agencia Federal de Investigación comandada en Oaxaca por un mando de nombre Francisco Garduño.

Refuta el desplegado que publicó el gobierno de Ulises Ruiz, y le advierte que "usted tiene información crucial para deslindar de verdad la responsabilidad de su gobierno y señalar a los responsables directos de la detención-desaparición de nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez".

Es de su absoluta y personal responsabilidad darla a conocer, "así como su responsabilidad política el no hacerlo", añade el EPR.

También critica al presidente Felipe Calderón (a quien nunca cita por su cargo, sino por su nombre completo) señalando que se equivocó al decir ante los 300 Líderes de México que el pueblo no se acobarda ante un fusil AK-47.

"Ese México que menciona quieto, callado y resignado no existe ya, existe un México indignado, un México reprimido, un México enojado, en resistencia y con la voluntad de organizarse y, junto al México organizado de manera pacífica".