Notimex
El embajador de Estados Unidos en Bogotá, William Brownfield, ofreció transparencia a los países vecinos de Colombia en torno a la naturaleza de un acuerdo militar que permitirá a su país operaciones militares en suelo colombiano
Al participar en un acto en el puerto norteño de Barranquilla, el diplomático dijo que el gobierno de Washington `tiene la obligación de ofrecerles transparencia completa y total" a los países vecinos de Colombia respecto al polémico acuerdo militar.

El convenio, que permitirá a tropas estadunidenses operar desde siete bases colombianas para reforzar el combate al narcotráfico y la insurgencia, ha sido rechazado por Venezuela, Ecuador y Bolivia, que lo consideran una amenaza a la seguridad regional.

El tema generó incluso una dura reacción del presidente venezolano Hugo Chávez, que en protesta congeló las relaciones con el gobierno de Alvaro Uribe y restringió la compra de bienes a Colombia, su mayor socio comercial andino.

Brownfield consideró que `esos vecinos (en alusión a Venezuela, Ecuador y Bolivia) tienen derecho de opinión y de expresar sus opiniones" sobre el tratado militar que negociaron Washington y Bogotá.

Consideró injustificadas las críticas al convenio bilateral, el cual a su juicio está siendo usado por algunos gobiernos de la región para sacar dividendos políticos, aunque declinó identificarlos.

`Los que buscan una ventaja política, filosófica o ideológica nunca van a escuchar (razones) y nunca van a cambiar sus posiciones`, enfatizó el embajador estadunidense.